Tribunales

Bayer deberá afrontar 15.000 pleitos por su fármaco dañino Lipobay

El mercado reaccionó con una abrupta caída del precio de la acción al anuncio de que el número de pleitos por el caso del Lipobay puede duplicar las estimaciones anteriores. El abogado de los demandantes, Kenneth Moll, dijo que calcula que las demandas contra Bayer se situarán entre los 7.500 y los 15.000 casos. Bayer había anunciado antes que tenía constancia de 7.400 denuncias y ayer se abstuvo de hacer comentarios.

La información, contenida en una nota de análisis del banco HSBC recogida por el diario francés Les Echos, causó un descenso de los títulos de hasta el 7,5%. Una hora después de la apertura de la Bolsa de Francfort la acción costaba 15,30 euros, su precio más bajo desde septiembre de 1993. Sin embargo, la presión se fue atenuando y al cierre el título costaba 16,40, sólo un 0,85% menos. En los últimos 12 meses Bayer ha perdido más del 50% de su valor en Bolsa.

El abogado de los demandantes explicó que la compañía germana ha tenido que pagar ya más de 1,25 millones de dólares (1,15 millones de euros) para cubrir los casos de muertes relacionadas con el tratamiento con Lipobay, llamado Baycol en EE UU. 'Nadie sabe cuántos casos más habrá', dijo Moll. 'Si lo quieren resolver, estamos abiertos a una negociación'. Los analistas interpretaron estas declaraciones como un intento de añadir presión a Bayer para forzar un acuerdo económico.

El informe de HSBC -que mantiene su recomendación de comprar acciones de Bayer- calcula un coste para el grupo alemán de 1.600 millones de euros por este caso. Esta estimación resulta muy inferior a la de otros analistas, que cifran la factura total en 9.000 millones.

En agosto de 2001, Bayer retiró Lipobay, que era su tercer medicamento mejor vendido, debido a la muerte de más de cien personas que seguían un tratamiento con este medicamento, además de otros casos graves de debilitamiento muscular y de insuficiencia renal.

La retirada de Lipobay redujo los beneficios de la compañía en 2001 en más de 800 millones de euros, lo que agravó una crisis que ha obligado a Bayer a buscar un socio para su negocio de medicamentos, hasta ahora sin resultados conocidos.

La compañía de Leverkusen no ha hecho provisiones para cubrir posibles pagos derivados del caso del Lipobay, según reconoció su presidente, Werner Wenning, el pasado mes de noviembre.

Wenning dijo entonces que muchas de las denuncias presentadas son sólo copias de otras anteriores y citó el caso de 2.500 idénticas bajo distintos nombres. Bayer quiere identificar los casos en que hubo muertes o daños graves para darles prioridad.

La compañía nunca se ha reconocido responsable de las muertes asociadas al uso de Lipobay, porque asegura que ya advirtió a los médicos de que podían producirse problemas musculares si esta sustancia se combinaba con gemfibrozil, otro medicamento contra el colesterol. Bayer asegura que retiró su producto en cuanto tuvo conocimiento de que los médicos ignoraban el aviso.