Franquicias

Un juez admite que todos los alumnos de Opening dejen de pagar los créditos

Los alumnos afectados por la crisis de las academias de inglés Opening, unos 45.000 en todo el país, podrán dejar de pagar los créditos suscritos para financiar estos cursos sin que los bancos acreedores puedan añadir sus nombres a las listas de morosos. Así lo ha estimado el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Sevilla, que instruye el caso, que ha admitido la solicitud de medidas cautelares de la demanda colectiva presentada por las asociaciones de consumidores andaluzas y la Junta de Andalucía contra Opening y las entidades Eurocrédito, BSCH, Banco Serfin y Finanzia Banco de Crédito. Ya en septiembre, un juez de Badajoz anuló los créditos de dos alumnos que habían presentado demanda.

Según la Consejería andaluza de Gobernación, la jueza que instruye el caso exige a los bancos la paralización temporal del cobro de mensualidades de los créditos suscritos, así como la cancelación temporal de datos en los ficheros de morosos que pudieran haberse producido a raíz de este caso. Estas medidas cautelares deberán mantenerse en tanto se dicte sentencia en el pleito principal. Esta situación será extensiva, según informa el auto, a todos los alumnos de Opening que en el ámbito nacional no estuvieran implicados en otros procedimientos judiciales, promovidos individual o colectivamente, ante otros órganos judiciales, hayan sido o no resueltos.

Asimismo, se beneficiarán de estas medidas todos los alumnos que tras el cierre de Opening hayan visto suspendidas algunas clases, meses o trimestres o cursos.

La demanda conjunta y colectiva de las asociaciones UCE Andalucía, Facua y Al-Andalus y la Junta de Andalucía se presentó el pasado 27 de noviembre tras la firma de un convenio que materializó la colaboración de la Administración autonómica en esta demanda.

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Gobernación estima que existen más de 10.000 andaluces afectados por el cierre de Opening. El 95% de las matrículas de todos los afectados han sido financiadas a través de créditos.