Concentración

Los socios de Sacyr tendrán el 53% de Vallehermoso tras acordar la fusión

Los movimientos accionariales en Metrovacesa y Dragados han puesto en guardia a Sacyr sobre la posibilidad de una oferta hostil en su participada Vallehermoso. La constructora ha optado por adelantar la prevista fusión con la primera inmobiliaria del país, de la que controla el 24,5%, un paquete adquirido el pasado mes de mayo al BSCH por 568 millones de euros y que reportó a la entidad financiera unas plusvalías de 300 millones de euros.

Sacyr prepara la fusión con Vallehermoso desde una valoración de la inmobiliaria entre un 18% y un 20% superior a la valoración de la constructora. Estas estimaciones parten de una tasación para Sacyr de 1.300 millones de euros y de 1.560 millones para Vallehermoso. El canje de acciones que resulta de estas valoraciones es de 1,255 a 1,276 títulos de Sacyr por cada acción de Vallehermoso.

La compañía inmobiliaria llevará a cabo para articular la fusión una ampliación de capital de entre 91 y 93 millones de acciones, cifras que podrían reducirse si se decidiera asignar a los accionistas de Sacyr títulos de la autocartera de Vallehermoso. La ampliación no incluye el valor del paquete que controla Sacyr en la inmobiliaria, que queda como un bien patrimonial de los socios de Sacyr, según fuentes de esta empresa.

SANTANDER 2,82 -1,19%

El capital de Vallehermoso asciende actualmente a 154,764 millones de acciones, mientras que el de Sacyr está integrado por 164,624 millones de títulos. Los socios de Sacyr controlarán, por tanto, en torno al 53% de la nueva Vallehermoso resultante de la fusión, según confirman las mismas fuentes.

El acuerdo de integración, que se realizará mediante la absorción de Sacyr por Vallehermoso, y la determinación de sus condiciones precisas están pendientes todavía 'de la consideración, estudio y decisión por los órganos competentes de ambas entidades', indicó ayer el grupo Sacyr.

Sacyr y Vallehermoso han convocado sus respectivos consejos de administración para mañana miércoles, con el fin de deliberar y seguramente pronunciarse sobre el proyecto de fusión, que deberá ser sometida posteriormente a sus juntas generales respectivas.

En todo caso, fuentes próximas a la operación afirman que Sacyr acepta esa ecuación de canje, por lo que la operación no debe encontrar obstáculos en las reuniones previstas de los dos consejos.

Vallehermoso ha designado a Goldman Sachs International como asesor financiero de la operación, para que efectúe una valoración de ambas sociedades y se pronuncie, en su caso, sobre el carácter equitativo de la ecuación de canje para los accionistas de Vallehermoso, según informó la inmobiliaria. La constructora cuenta con el asesoramiento de Salomon Brothers.

La integración de ambas empresas dará lugar, según analistas consultados por Europa Press, a un 'fuerte y equilibrado' grupo diversificado, integrado por cuatro grandes áreas de negocio: construcción, promoción y patrimonio inmobiliario, concesiones de infraestructuras ferroviarias y servicios.

La compañía resultante ocupará uno de los primeros puestos en el ranking de las constructoras con significativa presencia en el campo inmobiliario, dado que sumaría un beneficio conjunto, según las cuentas de 2002, de unos 400 millones de euros. La facturación se situaría en 2.221,45 millones según el resultado de Sacyr a cierre de 2002 y las previsiones de Vallehermoso para el mismo ejercicio. No obstante, en el resultado de Sacyr se incluye una partida significativa de resultados atípicos derivados de la venta de su inmobiliaria a la propia Vallehermoso.

La adquisición de Prosacyr por el líder inmobiliario supuso a Vallehermoso un desembolso de 115 millones de euros. La transacción se realizó en octubre pasado, si bien Sacyr anunció su intención de unir su negocio inmobiliario al de Vallehermoso desde el primer momento. La integración de Prosacyr le permitió a Vallehermoso aumentar la reserva de suelo en 600.0000 metros cuadrados edificables. La inmobiliaria centraba su actividad en la promoción de viviendas y la explotación de patrimonio en renta (oficinas, hoteles y residencias de la tercera edad). En los resultados de Sacyr de 2002 también se incluye un resultado extraordinario por la enajenación del paquete del 8% que tenía de Iberpistas.

La cifra agregada de las dos empresas en proceso de fusión se acerca a las que arrojará Ferrovial en 2002 y supera las ganancias de 121,9 millones que FCC, así como al resultado de 100,9 millones de euros de Metrovacesa, segunda inmobiliaria por detrás de Vallehermoso.

La constructora que preside José Manuel Loureda es el primer accionista de Vallehermoso desde que el 28 de mayo de 2002 adquiriera al Santander Central Hispano (SCH) el 24,5% de la primera inmobiliaria española por 568,7 millones de euros. En las mismas fechas ACS compró también al grupo financiero que preside Emilio Botín el 23,5% de Dragados por 900 millones de euros y Bami adquirió el 23,9% de Metrovacesa por 534,4 millones.

Las tres operaciones se caracterizaron por el hecho de que ACS, Sacyr y Bami se hicieron con el control de tres empresas del sector previo pago de elevadas primas a las entidades financieras que hasta entonces las controlaban y sin lanzar opa, con lo que los pequeños accionistas no se beneficiaron de la operación.