Inmoviliario

El descenso de los precios impulsa el alquiler de oficinas en Madrid

El descenso de los precios y el retraso en la entrega de nuevas promociones ha permitido que la superficie de oficinas alquilada en 2002 creciera en Madrid un 16% respecto a 2001, situándose en 509.000 metros cuadrados. En Barcelona, las rentas permanecen estables, si bien los propietarios muestran una mayor flexibilidad a la hora de negociar los contratos.

El mercado de alquiler de oficinas se ha caracterizado en 2002 en Madrid por un aumento importante de la contratación. Este crecimiento, que la consultora internacional Jones Lang LaSalle cifra en el 18%, confirma la mayor adecuación de las expectativas de la demanda respecto de la calidad y renta de los inmuebles ofertados, que ha sido posible gracias al descenso de los precios y al retraso en la salida al mercado de las nuevas promociones de oficinas.

De los 509.000 metros cuadrados contratados en renta, 449.500 metros cuadrados correspondieron a inmuebles 100% de oficinas y el resto, a edificios tecnológicos.

En cuanto a los precios, mantuvieron su tendencia decreciente en el cuarto trimestre del año, fijándose las rentas máximas para los mejores edificios del centro del distrito de negocios en 365 euros por metro cuadrado al año. En el área secundaria los precios máximos se redujeron casi un 3% en el cuarto trimestre, hasta situarse en 245 euros por metro cuadrado al año.

Jones Lang LaSalle llama la atención sobre la mayor competitividad que presentan los nuevos precios del centro de la ciudad, favoreciendo la contratación en dicha área, en la que se integran el centro del distrito de negocios y el área secundaria. El efecto ha sido un menor interés de los arrendatarios por ubicarse en la zonas menos cercanas de la periferia.

En Barcelona, por contra, las rentas se han mantenido estables un trimestre más. Los precios máximos de alquiler se situaron entre los 238 y los 303 euros por metro cuadrado al año en la zona principal. En la zona secundaria, con una oferta más abundante, Jones Lang LaSalle percibe una ligera caída en las rentas, que se sitúan en 238 euros por metro cuadrado y año, frente a los 245 euros en los que estaban situadas durante el tercer trimestre de 2002.

También en lo referido a contratación, Barcelona muestra un comportamiento distinto al mercado madrileño. La superficie de oficinas contratada en la Ciudad Condal el año pasado fue de 280.000 metros cuadrados, mientras que en 2001 la absorción fue de cerca de 300.000 metros cuadrados.

En cuanto a inversiones, Jones Lang LaSalle llama la atención sobre el fuerte crecimiento, del 64%, del volumen invertido en oficinas, que ascendió en 2002 a 1.850 millones. Testa y Mutua Madrileña fueron los principales inversores españoles, mientras que los fondos alemanes son los extranjeros más activos en este mercado.