Aviación

Rolls y GE luchan por el contrato de los motores de la nueva flota de Iberia

Iberia mantiene la intriga sobre el modelo de avión que utilizará en los próximos años para sustituir a los veteranos Jumbos en las líneas internacionales de mayor densidad. El último consejo celebrado el pasado mes de diciembre dejó la decisión en manos del presidente, y Xabier de Irala desvelará su opción en los próximos días.

Los candidatos han quedado reducidos a dos, tras desecharse la posibilidad de comprar Boeing 747-400 de segunda mano que sustituirían de inmediato a la flota actual de ocho Jumbos que cuentan con más de 20 años de servicio.

La compañía ha decidido que, tanto si se decanta por el modelo de Boeing 777-300ER como si elige el Airbus 340-600, el número de aparatos que adquirirá será 10, por lo que el montante de la operación, a precios de catálogo, rondará los 1.200 millones de euros.

La decisión que adopte Irala será determinante para una parte del contrato de renovación de flota que supone un tercio de la inversión total: la compra de los motores de las aeronaves.

Se da la circunstancia de que los dos modelos de avión que se disputan el favor de Iberia sólo cuentan con una opción de motorización. El Boeing 777-300ER es un birreactor para el que únicamente existe el motor 90-15 del fabricante General Electric. El Airbus 340-600 es un avión de cuatro motores que sólo puede ser equipado con reactores Trent 500 de Rolls Royce.

Vida útil

Los expertos estiman que a lo largo de la vida útil de un avión más del 50% de la inversión que debe realizar la empresa para explotarlo está destinado a la compra y mantenimiento de sus motores. Por esta razón, en el momento de enfrentarse a una renovación de flota es imprescindible tener muy en cuenta este capítulo.

El precio de catálogo de un motor Trent 500 de Rolls Royce es de unos 10 millones de dólares, mientras que el del motor 90-115 de General Electric es de unos 15 millones de dólares. La tarifa oficial suele sufrir modificaciones a la baja cuando se trata de pedidos importantes que los fabricantes tienen interés en no dejar escapar. Las condiciones del contrato son distintas si se incluye el mantenimiento de los reactores.

Iberia tiene experiencia en el uso de motores de los dos fabricantes. En la renovación de las flotas de largo y medio radio de 1998 optó por motorizar 70 nuevos aviones con General Electric por 979 millones de euros. Posteriormente, en 1999, volvió a confiar en General Electric para dotar de propulsión a seis Airbus A-340 200 por 138 millones de euros.

La flota de 18 aviones de medio radio Boeing 757 de la compañía está motorizada por Rolls Royce, quien también suministra los reactores de los tres nuevos Airbus 340-600 que se incorporarán en junio a la flota de Iberia. En este caso la inversión en motorización ascenderá a 120 millones de dólares.

El tercer fabricante de propulsión aérea con mayor presencia en el negocio de la aviación civil es Pratt & Whitney. Sus equipos impulsan la flota de aviones de corto radio de Iberia MD 87 y 88 fabricados por el desaparecido construc- tor de aviones McDonnell Douglas.