Operación

El fabricante de pilas Energizer compra la empresa de afeitado Wilkinson

Con esta adquisición, Energizer trata de competir con Gillette, que es líder en el mercado de cuchillas y también en el de pilas con su marca Duracell. La compañía compradora admitió que sus resultados sufrirán una ¢reducción significativa¢ por el coste de la compra. La operación se financiará mediante un crédito puente a un año por 550 millones de dólares.

Se trata de la primera operación de Energizer para diversificar su actividad. Algunos analistas, sin embargo, acogieron con frialdad que la empresa resultante vaya a ser la segunda en sus dos negocios, tras Gillette. En Wall Street, la acción de Energizer cayó un 4,29% mientras que la de Pfizer subió un 1,53%. Schick-Wilkinson Sword tiene un 16% del mercado mundial de cuchillas de afeitar, valorado en unos 5.500 millones de dólares anuales, según Euromonitor. Gillette tiene el 61% del mercado y Bic, cerca del 6%.

Para Pfizer, que se encuentra en un complejo proceso de fusión con Pharmacia, la venta forma parte de un plan de enajenación de activos considerados no estratégicos, que persigue tanto hacer caja como centrar a la empresa resultante en el negocio farmacéutico.

Pfizer inició la venta de activos tras la compra de Warner-Lambert en 2000. El año pasado, vendió su unidad de chicles y confitería Adams al grupo Cadbury Schweppes por 2.000 millones de dólares. La compañía farmacéutica, con sede central en Nueva York, prevé haber cerrado este trimestre la fusión con Pharmacia, una operación de 56.000 millones de dólares, siempre que se reciba luz verde de los reguladores de EE UU y Europa.