Convenios

La CEOE acepta cláusulas salariales para corregir la desviación del IPC en 2003

El Gobierno puede estar tranquilo porque la inflación tampoco se desbordará en este año por el lado de los salarios. La patronal CEOE-Cepyme y los sindicatos CC OO y UGT cerraban a última hora de ayer la renovación del Acuerdo de Negociación Colectiva para 2003 que, al igual que el pacto que firmaron para 2002, garantizará por escrito el compromiso de los agentes sociales a la moderación salarial.

Las negociaciones para renovar este pacto, que este año cumple su segunda edición, han sido algo más complicadas que el año pasado, pero el resultado ha sido prácticamente el mismo. Así, las fuentes de la negociación consultadas ayer apuntaban que empresarios y sindicatos repetirán este ejercicio el esquema salarial del pasado.

Esto es, negociar la subida salarial sobre la inflación prevista por el Gobierno (2%) y recomendar de forma generalizada la inclusión en todos los convenios de cláusulas de garantía salarial, además de aplicar, en la medida de lo posible, mejoras del poder adquisitivo derivadas de la productividad.

El principal escollo de estas negociaciones ha sido la intención de la patronal de poner tope a las cláusulas de garantía salarial, lo que significaría que los trabajadores sólo recuperarán la diferencia entre el incremento salarial pactado en convenio y la inflación real de diciembre, sin mayores ganancias de poder adquisitivo.

Sin embargo, los sindicatos defienden, siempre que no perjudique a la viabilidad de la empresa, el diseño de cláusulas en las que se garantice la recuperación de todo el desvío del IPC, es decir, al incremento salarial pactado en convenio habría que sumarle toda la desviación de la inflación.

Según las fuentes consultadas, el punto de encuentro entre ambas partes será que el texto del acuerdo haga referencia explícita a la inclusión de cláusulas de garantía salarial en los convenios pero no citará su diseño.

De hecho, los sindicatos aseguran que no firmarán un acuerdo que incluya cláusulas 'topadas' como las que defiende la patronal. Y, por su parte, el presidente de la CEOE, José María Cuevas, precisó, tras la reunión de la junta directiva, que los empresarios 'no se resisten' a incluir estas cláusulas, pero matizó que 'deben sólo garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo, en lugar de funcionar como una nueva paga de salarios'.

Dicho esto, Cuevas se mostró convencido de que 'en los próximos días habrá un acuerdo' porque hay voluntad por las dos partes.

Las fuentes consultadas indicaron que el resto de los temas que recogerá el acuerdo estaban prácticamente cerrados. Como principal novedad, empresarios y sindicatos están de acuerdo en reforzar la causalidad de los contratos temporales en los convenios (que la actividad justifique el uso de un contrato eventual). De esta forma pretenden conseguir que los ajustes de empleo este año expulsen a los temporales del mercado laboral de forma masiva.

Otras novedades ya pactadas son la inclusión de cláusulas que garanticen la no discriminación por razones de sexo, edad o tipo de contrato, así como un acuerdo ya cerrado sobre teletrabajo. También pactarán mejoras en materia de salud laboral.

El déficit por cuenta corriente se reduce un 10,7%

La balanza por cuenta corriente de España registró un déficit en los 10 primeros meses del año de 11.425 millones de euros, un 10,68% menos que en el mismo periodo de 2001, según los datos difundidos ayer por el Banco de España.Esta evolución se debió a la disminución del déficit de la balanza comercial y al aumento del superávit de la balanza de transferencias, que compensaron el menor saldo positivo alcanzado en la balanza de servicios y el empeoramiento de la balanza de rentas. La balanza de servicios acumuló un superávit en los 10 primeros meses de 22.734,5 millones de euros, el 2,87% menos, debido a que los ingresos por turismo y viajes descendieron el 5,5%, hasta situarse en 24.586,1 millones de euros. Según explicó el Banco de España, los otros servicios atenuaron el deterioro de esta balanza, al reducir su déficit un 29,14%, hasta 1.851,6 millones de euros. Los intercambios comerciales se saldaron con un déficit hasta octubre de 27.128 millones de euros, lo que representa un descenso del 5,56% respecto a los 10 primeros meses de 2001. En este mismo periodo, las exportaciones de mercancías retrocedieron el 0,1%, en tanto que las importaciones lo hicieron el 1,2%. La balanza de rentas incrementó su saldo deficitario un 3,53%, al situarse a finales de octubre en 9.884,3 millones de euros, mientras que el superávit de la balanza de transferencias alcanzó los 2.852,7 millones de euros, el 37,48% más que en el mismo periodo de 2001. La cuenta de capital acumuló en los 10 primeros meses del pasado año un saldo positivo de 7.118,9 millones de euros, tras incrementar su superávit el 56,5%, debido, fundamentalmente, al aumento de las transferencias de capital recibidas de la Unión Europea, según la entidad supervisora. El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, del que resulta la capacidad o la necesidad de financiación de la economía, mostró hasta octubre un saldo negativo de 4.306,3 millones, un 47,75% menos, en comparación con el mismo periodo de 2001. La cuenta financieraExcluido el Banco de España, la cuenta financiera registró en los 10 primeros meses del año unas entradas netas de 14.541 millones de euros, frente a unas entradas netas de 789,7 millones en el mismo periodo del año anterior. Dentro de la cuenta financiera, las inversiones directas tuvieron un flujo neto de entrada de 3.260,9 millones de euros, frente a un flujo de salida de 15.672,8 millones.Las inversiones de cartera registraron hasta octubre un flujo neto de entrada de 5.978,9 millones, frente a un flujo neto de salidas de 12.804,2 millones en el mismo periodo de 2001. En el mes de octubre, el déficit por cuenta corriente alcanzó los 1.175,9 millones de euros, lo que supone un descenso del 51,42% en relación con el mismo mes de 2001. La disminución del déficit se debió, según el Banco de España, al acusado descenso del saldo negativo de la balanza de rentas y al aumento del superávit de la balanza de servicios, que compensaron el empeoramiento de las balanzas comercial y de transferencias.