Distribución

Carrefour y Eroski ceden la propiedad de inmuebles para financiar proyectos

Los fuertes planes de crecimiento que tienen en marcha algunas cadenas de distribución como Eroski o el grupo Carrefour les han impulsado a optar por la fórmula de venta de inmuebles y su inmediato alquiler para obtener recursos financieros con los que abordar la expansión sin recurrir al endeudamiento. Con este sistema permanecen como inquilinos en los mismos locales sin que el cliente aprecie ninguna modificación, al mismo tiempo que logran una importante inyección de dinero.

Eroski, que ha sido el primero en adherirse a esta fórmula, estudia nuevas operaciones, algunas de las cuales podrían cristalizar a lo largo de 2003, según fuentes de la empresa. 'Nuestro objetivo es no tener inmovilizado o, por lo menos, tener el mínimo posible y, en cambio, lograr recursos para destinarlos a nuestro propio negocio que es el de la distribución comercial. Por tanto, es lógico que, metidos en esta dinámica, en el futuro se puedan llevar a cabo acciones similares en otros centros', puntualizan.

Eroski formalizó la primera operación de este tipo el pasado mes de julio, cuando firmó un acuerdo con el grupo ING Real Estate Finance para venderle 10 inmuebles por un importe de casi 150 millones de euros. La última transacción se realizó hace unos días con el grupo Eurohypo Real Estate Investment Banking. En esta ocasión han sido siete inmuebles y el valor de la transacción se ha elevado a 100 millones, que se destinarán 'a financiar el importante programa de inversiones de la sociedad vendedora'.

Por tanto, estos 17 locales han aportado al grupo español de distribución unos 250 millones de euros.

Su competidor Carrefour aún no ha explorado la venta de sus hipermercados para quedarse en ellos de inquilino, pero sí ha puesto en marcha una primera iniciativa con la cadena de supermercados Champion.

De hecho, de los 176 supermercados Champion que posee ahora en España, hay un paquete de 74 que están en venta. El grupo de distribución ha encargado la operación al banco de inversión BNP-Paribas, que está haciendo circular el cuaderno de venta entre entidades financieras y fondos de inversión.

A largo plazo

En el proyecto inicial se establecen alquileres a largo plazo, entre 8 y 12 años, ampliables por periodos similares. El arrendamiento a largo plazo es, precisamente, una de las claves del negocio, sobre todo para las cadenas de distribución, que realizan grandes esfuerzos en fidelizar a una clientela cada vez más exigente y difícil de retener.

Como en el caso de Eroski, el objetivo de esta transacción inmobiliaria es financiar el proyecto de crecimiento de la cadena de supermercados, afirman fuentes del grupo.

Una parte de los locales que Carrefour ha puesto a la venta proceden de los 79 que componían la cadena Supeco-Maxor y que el grupo integró en su estructura a mediados de año. Supeco-Maxor era propiedad de Carrefour Francia.

Los supermercados que están incluidos en el cuaderno de venta cuentan con una superficie media de 1.700 metros cuadrados.

Esta práctica de vender y alquilar los establecimientos está muy extendida en Francia, según fuentes del sector, aunque algunas de las principales compañías con capital francés, como es el caso de Alcampo, aún no han entrado en esta dinámica. Fuentes de Alcampo en España señalan que, por el momento, la estrategia de la empresa continuará como hasta ahora, es decir, promoverán centros comerciales en los que mantendrán la propiedad de los híper. El resto lo gestionan directamente o lo venden.