Móviles

Gent anuncia que abandonará la presidencia de Vodafone en julio

El sector de las telecomunicaciones se vio ayer sorprendido con el súbito anuncio de Chris Gent de su retirada al frente de Vodafone el próximo mes de julio. Sin embargo, la compañía aseguró que era una decisión meditada y que Gent, que tiene 54 años de edad, ya había manifestado su deseo de abandonar su cargo el año que viene.

El todavía presidente de Vodafone tomó las riendas de la firma en 1997 cuando su valor era de 7.500 millones de libras, unos 11.700 millones de euros. En la actualidad está valorada en más de 77.000 millones de libras, 120.300 millones de euros. Todo ello, pese a que sus acciones valen ahora menos de un tercio del máximo alcanzado durante el boom del mercado de las telecomunicaciones. La firma está ahora presente en 29 países y durante el anterior ejercicio fiscal logró una facturación de 36.000 millones de euros.

El crecimiento de Vodafone se ha basado durante la etapa liderada por Gent en una agresiva política de compras de compañías. La más sonada de las cuales fue la de la alemana Mannesmann, que adquirió por la exorbitante cifra de 180.000 millones de euros.

Sin embargo, su maestría a la hora de cerrar operaciones de compra ha sufrido recientemente un duro revés propinado por Vivendi Universal, que frustró sus planes de hacerse con el control de Cegetel, el segundo operador de telecomunicaciones en Francia y propietario de la compañía de telefonía móvil SFR.

æpermil;sta era una operación estratégica para Vodafone en su intento de tener una buena porción del mercado de la telefonía móvil en Francia. Y también la última gran adquisición que pensaba permitirse antes de entrar en una etapa más centrada en la consolidación de las operaciones existentes, según los analistas.

Parece que esta fase no cuadraría demasiado con el perfil de Gent 'un hombre al que le gustan los grandes desafíos', explica Simon Kirton, director de Aberdeen Asset Management.

El sucesor, Arun Sarin, tiene más experiencia como gestor de operaciones que Gent, afirma Kirton. Fue consejero de operaciones de AirTouch hasta que Vodafone la compró. Tras la adquisición fue nombrado responsable de Vodafone para Asia y América.

Sarin abandonó la firma en abril de 2000 para hacerse cargo de la presidencia de la compañía estadounidense Accel-KKR Telecom.

Las reacciones de los analistas ante el nombramiento fueron de perplejidad y algunos señalaron que la elección de Sarin estaría motivada por su amplia experiencia en el mercado de las telecos en EE UU, uno de los pocos países donde Vodafone no opera todavía con su propia marca sino a través de la de su filial Verizon. Según los expertos, en los próximos meses la compañía debería definir de una forma más clara cuáles son sus planes y ambiciones en el mercado estadounidense.