Brasil

Lula heredará una economía con los tipos más altos desde 1999

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco de Brasil justificó ayer la decisión, adoptada por unanimidad, en 'el aumento de la inflación desde la última reunión del Copom, unido a las perspectivas al alza de los precios, lo que ha llevado al Copom a aumentar la tasa Selic al 25%', señalaba el comunicado. De esta forma, los tipos de interés se sitúan en su nivel más alto desde mayo de 1999, cuando se situó en el 27%.

La última reunión del Copom fue el pasado 20 de noviembre. Desde entonces se ha conocido que los precios al consumo acumulan una subida del 10,22%, el nivel más alto desde 1995 y lejos del objetivo máximo del 9% recogido en la banda fijada para el año en el programa del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El deterioro de la inflación se debe a la fuerte depreciación que ha sufrido el real brasileño este año, de un 35%, frente al dólar. Sin embargo, la moneda ha recuperado en las cuatro últimas jornadas parte de esa caída, al recuperar un 7% frente al dólar. La designación del nuevo equipo económico ha restado incertidumbre al mercado tras la elección de Lula y sus planteamientos en favor del control de precios, la estabilidad presupuestaria y la moderación fiscal han recibido el beneplácito de los expertos. El real cerró ayer a 3,52 unidades por divisa estadounidense, el nivel más bajo desde el pasado 20 de noviembre.

Los analistas creen que la subida de tipos era necesaria para intentar alcanzar, al menos, el objetivo de precios pactado para 2003, del 6,5%.

Apoyo de los mercados

'Era importante dar esa señal, que revela una reacción adecuada respecto al deterioro de las expectativas inflacionistas. En mi visión, es un esfuerzo que tiene grandes probabilidades de tener éxito', aseguraba ayer Octavio de Barros, economista jefe del BBV Banco.

'Con el alza de hoy miércoles, el real tiene otra razón para apreciarse en el mediano plazo', aseguró Critino Oliveira, economista-jefe del Banco Schahin. 'Esperamos que cierre el año a 3,40 unidades por dólar'.

La próxima reunión del Copom está prevista para los días 21 y 22 de enero. De modo que la reunión de ayer fue la última bajo la presidencia de Fernando Henrique Cardoso al frente del país y de Armínio Fraga en el Banco Central.

Aunque la subida de tipos resta margen presupuestario para Lula y reducen posibilidades de inversión para las empresas, algunos sectores apuntaban que la medida facilita el camino al próximo Gobierno, que podrá cumplir así con más facilidad su promesa de bajar los tipos para impulsar el crecimiento.

De hecho, el alza fue aplaudida por el mercado y respaldada por los próximos responsables económicos. El Senado confirmó en la noche del pasado martes a Henrique Meirelles como próximo presidente del Banco Central de Brasil y aseguró a los senadores 'que, si me dan el mandato, combatiremos la inflación sin piedad'.

El líder de la Confederación de Trabajadores Unidos, José Felicio, respaldó la política de lucha contra la inflación. 'La inflación es lo peor que puede ocurrirle a la clase trabajadora brasileña. Subir los tipos puede que no sea la única alternativa para controlar los precios, pero parece ser la más efectiva en este momento', dijo.

Lo peor ya pasó

El día anterior, el martes, la Confederación Nacional de Industria también había pedido una subida de tipos para controlar los precios. El mercado, sin embargo, esperaba un alza hasta el 24%.

Para el presidente del sindicato de la construcción, Romeu Chap Chap, Cardoso está llevando a cabo en su final de gestión todas las medidas duras para allanar el camino a Lula. 'Cardoso está siendo muy bueno con Lula. La subida de tipos ahora ha sido acordada para que cuando Lula asuma la tasa Selic vuelva a bajar', dijo.

El FMI informó ayer que había aprobado el desembolso de 3.100 millones correspondientes a la última revisión del programa de asistencia financiera. Aún quedan pendientes de aprobación otros 24.600 millones.