Energía

Fenosa suscribe un préstamo de 1.750 millones para refinanciar deuda

Fenosa suscribió ayer un préstamo sindicado por 1.750 millones de euros, 250 millones más de los inicialmente previstos, que destinará a refinanciar su endeudamiento. La operación le servirá para extender la duración media de su deuda y para ampliar liquidez, cara a hacer frente a inversiones y vencimientos.

La transacción, que queda constituida por una línea de crédito de 525 millones y un préstamo amortizable de 1.225 millones de euros, está liderada por Citibank Internacional y Barclays Capital. Y ha sido, según señala Fenosa, su buena acogida entre las entidades financieras lo que ha permitido la citada ampliación por 250 millones.

El préstamo ha sido colocado entre 19 bancos, nacionales y de otros países. Entre estas entidades se encuentran, además de los líderes, el SCH, BNP Paribas, Bayerische Landesbank, Caja Madrid, La Caixa, Bank of Tokyo-Mitsubishi, Royal Bank of Scotland, Goldman Sachs, Merrill Lynch, Mizuho, Sumitomo y Caixa Galicia. Y se ha suscrito con un vencimiento de cinco años.

Con esta operación, Fenosa da otro paso que le permite avanzar en otro de sus objetivo: la reducción de los costes financieros. El más importante lo dio el pasado 6 de diciembre con el acuerdo de venta del 50% de su filial de gas a ENI. Esa transacción se materializará con la suscripción de una ampliación de capital en Fenosa Gas por parte del grupo italiano. La entrada de la petrolera transalpina le servirá además para disminuir su deuda financiera en 485 millones de euros.

Fenosa ha priorizado en su actual política el recorte del endeudamiento, que deberá bajar en unos 2.800 millones para no sobrepasar los 6.000 millones de euros en el horizonte del año 2006. Para ello, un tema básico es la moderación de los compromisos contenidos en su actual programa de inversiones, objetivo que quiere conseguir en parte con la entrada de socios en sus negocios.

Y además también ha recortado y retrasado proyectos para centrarse en sus actividades centrales: electricidad y gas. Otro punto es la desinversión en activos no estratégicos; ya ha cerrado la venta de la red de alta tensión a Red Eléctrica de España (REE). En conjunto, prevé ingresar más de 800 millones.

El nuevo plan estratégico de Fenosa, que ha estado pendiente del cierre del acuerdo con un socio para su negocio de gas, será presentado a principios de año. No obstante, las líneas básicas de la nueva estrategia de Fenosa no difieren de las que se están materializando en lo últimos meses: concentración en los negocios energéticos (gas y electricidad para avanzar en la consolidación de una empresa integrada), reducción de deuda y búsqueda de socios para diversas actividades y negocios.

La empresa que preside Antonio Basagoiti proyecta también la incorporación de otras empresas en sus filiales internacionales ubicadas en América Latina. En México, Fenosa tiene en explotación la central de Hermosillo y en el año 2003 comenzarán a generar las plantas de Naco-Nogales y Tuxpan. La eléctrica, que está participada por el SCH, Caixa Galicia y el Banco Pastor, ha puesto a la venta una participación en su filial de renovables, por la que se ha interesado la eléctrica italiana Enel.

Estas últimas operaciones, así como los rumores sobre el posibles interés de alguna compañía energética europea por entrar en la cabecera del grupo, han permitido un cierta recuperación de la eléctrica en Bolsa, en donde ayer cotizó a 12,9 euros por acción. Fenosa llegó a bajar a 9,6 euros, castigada por la elevada deuda e informes críticos sobre sus prácticas contables, frente a los 19,51 euros que llegó su acción a cotizar en enero de este año.