Decisión

IBV y MCC liquidan sus negocios conjuntos de automoción en Argentina y Brasil

Corporación IBV y Mondragón Corporación Cooperativa (MCC) han decidido echar el freno en los negocios conjuntos que tienen en el sector de automoción. La sociedad controlada al 50% por IBV y el grupo cooperativo vasco han puesto a la venta Promoauto, la sociedad que aglutina sus intereses en este campo y que cuenta con dos plantas productivas y un centro de ingeniería en Argentina y otra instalación fabril en Brasil.

El grifo financiero abierto por la filial del BBVA e Iberdrola y MCC para mantener sus inversiones conjuntas en Argentina y Brasil se ha cerrado. Ambos grupos han destinado estos dos últimos años cerca de 30 millones de euros a sus plantas en estos dos países. IBV, además, ha tenido que provisionar una cantidad adicional en Autocoa, titular de sus participaciones en el negocio de automoción entre las que se contabilizan Gameco y Gacoa, además de la de Promoauto.

Fuentes de las dos compañías aseguraron ayer que el cuaderno de venta de Promoauto ya circula entre los bancos de negocio que operan en los dos países suramericanos. El objetivo de esta salida ordenada es desprenderse, en una primera fase, de las plantas de Argentina, y en una segunda de la de Brasil.

Promoauto, creada inicialmente en 1999 por Gamesa y MCC, es propietaria en Argentina de una forja (Crafmsa), una matricería (Masa) y la ingeniería Giasa. En Brasil controla Promoauto Componentes, especializada en componentes mecanizados que generaba un negocio anual de 20,73 millones de euros antes de la caída del mercado de automoción. En conjunto, la facturación de Promoauto en sus plantas suramericanas superó los 63 millones de euros en 2001 con una plantilla de más de 750 personas.

Uno de sus últimos contratos lo consiguió en septiembre de 2000, cuando firmó un acuerdo con Renault para suministrarle las líneas completas para el montaje y soldadura de la carrocería del vehículo Renault Master en la planta que tiene en Brasil.