Previsión

Morgan Stanley no espera un mercado alcista hasta dentro de cinco años

Las Bolsas mundiales van camino de encadenar el tercer año consecutivo de pérdidas, algo que no ocurría desde el periodo comprendido entre 1929 y 1931. Las incertidumbres económicas y empresariales persisten pero los expertos comienzan a dar a conocer su estrategia y perspectivas para el próximo ejercicio.

La mayoría de los analistas apuesta por mejoras en el año venidero, pero la confusión domina entre los expertos. Morgan Stanley, una de las últimas en dar a conocer su estrategia, considera que el mercado bajista terminó con los mínimos de julio y octubre, pero advierte que no espera un mercado alcista en los próximos cinco años.

La firma prevé una mejora en 2003 aunque estima que durante los próximos cinco años los mercados registrarán movimientos laterales, como ha ocurrido en más del 75% de los periodos de salida de los mercados bajistas.

La casa de análisis apuesta por cuatro tendencias para 2003. Considera que las acciones van a subir, que la rentabilidad de los bonos aumentará, que el comportamiento general de las acciones superará a los bonos del Gobierno en más de un 10% y apuesta por que las acciones de crecimiento ganarán valor.

La firma estima que el índice MSCI Europe cerrará 2003 alrededor de 1.050 puntos, aunque considera que oscilará entre los 750 y 1.150. En la actualidad cotiza alrededor de 860 puntos.

Richard Davidson, de Morgan Stanley, cree que la renta variable ofrece atractivo desde el punto de vista de la valoración, rentabilidad por dividendo y niveles de caja (cash-flow). En términos de PER (relación entre precio y beneficio) reconoce que no ofrecen un especial atractivo aunque considera que está valorada de forma adecuada en comparación con datos históricos.

Pese al recelo, Morgan Stanley eleva la estimación de beneficios por acción para 2003 del 10% al 15%. En cuanto a los riesgos del mercado, la firma considera que uno de los principales es que los tipos de interés comiencen a repuntar a final de 2003.

Presión para Europa

Lehman Brothers, por otra parte, incrementó la presión sobre los mercados europeos. La firma aumentó su exposición a la renta variable de Estados Unidos desde el 39% al 50% a la vez que redujo la misma sobre los mercados europeos al 24% desde el 34%.

Lehman considera que existen divergencias en las valoraciones entre EE UU y Europa que justifican el cambio. 'Los cíclicos están infravalorados en Europa y bien valorados en EE UU, mientras que en los sectores de crecimiento llegamos a la conclusión contraria. Por ello, aumentamos nuestra exposición a los medios de comunicación, tecnológicas y telecos en EE UU y lo reducimos en Europa'.

Lehman no es la única que mueve ficha. JP Morgan bajó recientemente la valoración de la zona euro a peor que el mercado a la vez que elevó la recomendación de EE UU a neutral. La firma apuesta por que la renta variable supere a los bonos en 2003.

Merrill Lynch, por otra parte, recomendó recientemente bajar la exposición a la renta variable en EE UU del 50% al 45% y aumentar la ponderación de bonos en las carteras al 35% desde el 30%, al considerar que la especulación domina en las Bolsas. La firma sugiere además que el mercado no ha entrado aún en una fase alcista y reconoce que su investigación concluye que estamos en el final de un ciclo del mercado.