Finanzas

La CNMV impone que las cuotas participativas coticen en Bolsa

Las cuotas participativas que emitan las cajas de ahorros cotizarán en Bolsa. æpermil;sa es la decisión a la que ha llegado el consejo de la CNMV en los últimos días, y que ya ha sido trasladada al Banco de España y al Ministerio de Economía. 'La CNMV ya ha tomado la decisión de que estos títulos coticen en Bolsa', aseguró el viernes a este periódico un portavoz de la Comisión.

Desde que se inició el debate sobre las nuevas normas que se aplicarían a la emisión de cuotas participativas y que quedaron reflejadas en la Ley Financiera, se había establecido que estos títulos cotizasen en un mercado organizado, que bien podría ser la Bolsa o el mercado secundario de renta fija AIAF .

Tras la aprobación de la Ley Financiera y su entrada en vigor el pasado 23 noviembre, todo parecía indicar que estos títulos que computan como recursos propios de primera categoría cotizarían en el mercado de renta fija.

De hecho, varios técnicos implicados en el desarrollo de las cuotas participativas aseguran que lo lógico es que coticen en el mercado de renta fija, lo mismo que lo hacen las participaciones preferentes, títulos que computan también como recursos propios de primera categoría y por su composición son considerados un híbrido entre la renta fija y la variable. Esta postura es defendida por AIAF, según aseguran varias cajas y técnicos de los organismos oficinas.

Pero finalmente ha prevalecido la opinión de la CNMV, aunque la última palabra la tiene el Ministerio de Economía, organismo del que depende la redacción y desarrollo del reglamento de las cuotas participativas.

La CNMV defiende que estos títulos, similares a las acciones pero sin derechos políticos, son renta variable, puesto que la remuneración que se ofrece al inversor está vinculada a los beneficios que obtenga la caja de ahorros. Por ello, lo lógico es que coticen en Bolsa.

El Banco de España, que colabora en la elaboración del reglamento de las cuotas participativas, también considera estos títulos como renta variable, por lo que se ha mostrado en todo el debate sobre el futuro de las cuotas favorable a que coticen en Bolsa.

Fuentes de esta institución señalan que el reglamento que se está elaborando debe fijar unos objetivos muy claros sobre la forma en la que tendrán que cotizar las cuotas participativas, para lo que se introducirán mecanismos de disciplina de mercado influidos por la buena gestión de las cajas. También se tendrá en cuenta su homogeneidad.

Otras fuentes también implicadas en la elaboración de del desarrollo de las cuotas señalan que tanto la emisión como la cotización de estos títulos deben aportar la mayor transparencia posible para que el inversor sepa lo que compra. A ello se une la necesidad de que tengan la mayor liquidez posible, lo que se consigue en la Bolsa, puesto que es un mercado mucho más conocido que el de AIAF.

Algunas cajas, sin embargo, prefieren que coticen en el mercado de renta fija, ya que quieren alejar la tentación de que se las comparen con las acciones de los bancos.

En el reglamento, que tardará unos dos o tres meses en finalizarse, se fijará las reglas de remuneración de estos títulos, y el cálculo de la prima de emisión, que estará en función del valor de la propia caja. La Ley Financiera fija en el 50% del patrimonio de la caja (25% el primer año y 25% el siguiente) el tope que puede emitirse a través de cuotas participativas, y en el 5% lo que puede suscribir una misma persona física o jurídica directa o indirectamente.