Contrato

Seat puja para fabricar un monovolumen de Audi en la planta de Martorell

El ejercicio 2003 amenaza con convertirse en un año de ajustes en la planta Seat en Martorell (Barcelona). La fábrica padecerá una importante caída de producción debido a que dejará de producir vehículos con la marca Volkswagen (concretamente la furgoneta Caddy y el Polo Classic, una variante del antiguo Seat Córdoba). Según los datos de 2001 (los últimos publicados), la planta de Martorell produjo 72.113 coches bajo la marca VW, el 15% del total, que ascendió a 480.045 unidades.

Junto al cese de la producción de estos modelos, la planta de Martorell también dejará de producir la furgoneta Seat Inca (20.079 unidades fabricadas en 2001). Otro de los modelos que no tiene garantizado su futuro es el Seat Arosa, del que el año pasado Martorell produjo otras 22.980 unidades.

Además, a partir del próximo mes de enero la dirección de Seat ha decidido trasladar el 10% de la producción del modelo Ibiza (otras 20.000 unidades) a la planta de VW en Bratislava (Eslovaquia).

Ante esta situación, la dirección de Seat ha fijado una producción para 2003 de 433.000 unidades, frente a las poco más de 450.000 unidades que se producirán este año. Para lograr estos objetivos, Seat confía en un buen comportamiento de las ventas de los nuevos Ibiza y Córdoba y de los ya veteranos León y Toledo.

Comercialización en 2003

Para mantener la producción en la planta de Martorell, la dirección de Seat confía en la producción de un nuevo monovolumen, denominado hasta ahora SE-359. Este coche, de carácter familiar pero de inspiración deportiva, contará con dos versiones, una para Seat y otra para Audi.

Según el reparto de producciones previsto por VW el pasado mes de noviembre, Martorell será la responsable de producir el monovolumen marca Seat, pero también podría optar a la fabricación del modelo de Audi.

La producción del Audi conllevaría una mayor rentabilidad para la empresa y carga de trabajo que permitiría mantener la plantilla de Seat sobre las 15.000 personas. El monovolumen está previsto que se comercialice en la primera mitad de 2004.

La caída de producción en 2003 obligará a los sindicatos de Seat a buscar soluciones para mantener los puestos de trabajo actuales. El presidente de Seat, Andreas Schleef, considera que es necesario un sistema flexible tipo bolsa de horas trasladables de un año a otro.

La alemana invertirá 11.400 millones en nuevos modelos

El fabricante alemán de automóviles Audi, perteneciente al grupo Volkswagen, anunció ayer que ha comprometido una inversión de 11.400 millones de euros para el periodo 2002-2007, según el programa aprobado por el consejo de vigilancia de la compañía. La firma de los cuatro aros precisó que la inversión representa alrededor de un 7% de la cifra de negocios prevista para el periodo.Del total de inversiones previstas, alrededor del 70% -casi 8.000 millones de euros- se destinará al desarrollo de nuevos productos. El 80% de estas partidas, unos 9.200 millones de euros, se destinará a sus instalaciones de Alemania. Audi se ha convertido en pieza clave de la estrategia de marcas del grupo Volkswagen y generó el pasado año cerca de una cuarta parte del beneficio del consorcio con sede central en Wolfsburg (Baja Sajonia). Volkswagen, que atraviesa un punto bajo de su ciclo de productos, ha revisado a la baja su previsión de beneficio operativo, que será de unos 4.000 millones de euros a fin de año. El grupo anunció el mes pasado que elevaría sus planes de inversión a largo plazo para modernizar sus modelos más importantes y situar sus ventas anuales en los seis millones de vehículos en 2007. La compañía ha culminado este año una estrategia de impulso de la gama más alta de su oferta, que ha llevado al lanzamiento de la berlina de lujo Phaeton y del todoterreno Touareg. Sin embargo, la venta de los modelos más conocidos del grupo -Polo, Golf y Passat- no alcanza las previsiones iniciales. En cuanto a la marca Audi, se espera que lance una nueva versión de su modelo A3 el próximo año. Según Reuters, la marca de VW también estudia el desarrollo de un nuevo vehículo llamado cross-over, que estaría a medio camino entre una berlina de lujo y un todoterreno. También forman VW las marcas Skoda, Seat y Bentley.