Compra

Vivendi frena a Vodafone al hacerse con el control de Cegetel por 4.000 millones

El pulso entre Vivendi y Vodafone por el control de la rentable Cegetel se decantó por el primero. Su consejo de administración acordó ayer lanzar una oferta de 4.000 millones de euros por el 26% del segundo operador francés de telecomunicaciones que actualmente posee BT Group.

Con ese 26% adicional, Vivendi aumentaría su participación del 44% al 70% del capital. De esta forma desactiva la ofensiva de Vodafone, el mayor grupo mundial de telefonía móvil, que sólo consiguió subir su participación del 15% al 30%. Vodafone había ofrecido 13.100 millones por el 85% que no controlaba.

Vodafone podía tomar el control de Cegetel aunque Vivendi no acudiera a su oferta, dado que sumaría un 56% con la participación de SBC Communications y BT, un 15% cada una. En un comunicado, Vodafone confirmó que adquirirá la participación de SBC aunque no logra su objetivo y declara que su inversión en la compañía es 'a largo plazo'. El operador británico espera tener tres consejeros en la compañía.

Pero la configuración de Cegetel no parece definitiva. El presidente de Vivendi, Jean-Rene Fourtou, declaró en rueda de prensa que podría buscar socios estratégicos para la compañía y admitió que ya ha contactado con Belgacom, la telefónica dominante en Bélgica, entre otras. El presidente de Vivendi tendió la mano también a Vodafone: 'Ahora que la competición ha terminado, podremos sentarnos en una mesa y retomar una colaboración eficaz'.

Vivendi y Vodafone habían mantenido conversaciones el pasado fin de semana. Según algunas informaciones, el grupo francés pidió un 20% más de lo ofrecido por su participación del 44% en Cegetel. Vodafone no podía mejorar la oferta a Vivendi sin hacer lo mismo al resto de accionistas, lo que dificultó el acuerdo. Según Financial Times, 1.500 millones de euros separaron a las partes. Los accionistas de Cegetel mantienen un compromiso por el cual Vivendi tenía derecho preferente a adquirir las acciones.

Los 4.000 millones que costará a Vivendi alcanzar la mayoría en Cegetel proceden de 1.300 millones de euros en créditos y de 2.700 millones obtenidos mediante la venta de activos. El grupo Vivendi anunció la semana pasada que había obtenido financiación por 2.300 millones, lo que le supuso un respiro. El grupo ha acumulado entre enero y septiembre pérdidas de 13.540 millones de euros.

Vivendi se está deshaciendo de otros de sus negocios, como el 40% que tenía en Vivendi Environnement, el grupo de servicios públicos, colocado a un grupo de entidades financieras en dos fases, la mitad este año y el resto aplazado a 2004. El grupo abandona así su negocio tradicional, el del suministro de agua, que ha dominado desde hace 149 años.

Ahora Vivendi se dirige hacia una configuración en dos grandes áreas: medios de comunicación -lo que incluye los estudios Universal y el negocio musical- y telefonía. Los analistas aplauden la decisión de mantener el control de Cegetel, por entender que ayuda a aclarar la estrategia del grupo tras el cambio en su gestión. Fourtou dejó claro ayer que no encuentra sinergias entre los negocios de medios y de telecos. 'No hay razón a largo plazo para permanecer en ambos', dijo, aunque matizó que no hay planes de venta inmediatos.

El ejecutivo de Vivendi también explora posibles socios para su división de entretenimiento en EE UU, a pesar de que el mes pasado rechazó una oferta de 20.000 millones de dólares del millonario Marvin Davis.

Desde que llegó al cargo el pasado mes de junio, Fourtou ha vendido activos por valor de 5.000 millones, entre ellos la editorial Houghton Mifflin y la televisión de pago italiana Telepiu. Durante la gestión anterior de Jean-Maire Messier, el grupo destinó 77.000 millones a adquisiciones, que convirtieron a un proveedor de aguas en el segundo mayor grupo mundial de medios, después de AOL Time Warner. Pero esa expansión dejó el grupo en números rojos y con una deuda de unos 19.000 millones de euros, que Fourtou promete reducir a 8.000 millones.

Ayer dimitieron tres miembros del consejo de Vivendi Universal: Marc Viento, presidente de honor de Société Générale; Jacques Friedman, ex ejecutivo de Axa, y Jean-Marc Espalioux, consejero delegado de Accor. Al primero se le consideraba muy próximo a Messier. Otros seis consejeros habían dimitido tras la llegada de Fourtou.