'Telecos'

Los bonistas de Jazztel pagan ocho millones en acciones a Rothschild

Los tenedores de los bonos de Jazztel pagarán al banco de negocios que asesoró e intermedió la operación de canje de deuda por capital con lo mismo que ellos recibirán: acciones. Según las comunicaciones previas registradas por la operadora en la CNMV, Rothschild recibirá el 1% de las acciones y los bonos que se emitan para ser canjeados por los 676 millones de euros de deuda que tiene la empresa en forma de bonos de alto rendimiento.

En total, Jazztel emitirá 458 millones de títulos, más otros 18,6 millones de acciones que sólo se entregarán si la operadora no cancela o modifica sustancialmente un plan de stock options de 2002. A ello se suman, finalmente, los bonos convertibles a 10 años, que representan el equivalente a 110,5 millones de valores.

Estas cifras implican que, en el mejor de los casos, Rothschild recibirá 5,872 millones de acciones. A precios de mercado de ayer -única referencia disponible para cuantificarlas- estos títulos estaban valorados en 7,9 millones de euros.

æpermil;ste no será, sin embargo, el ingreso que finalmente realice Rothschild cuando decida vender las acciones. De hecho, fuentes del mercado y cercanas a la compañía están preocupadas por la evolución de la cotización en Bolsa y se muestran incapaces de explicar por qué los títulos no han iniciado el camino descendente que llevará aparejada la importante emisión de acciones que hay que realizar para recomprar la deuda.

Fuentes del mercado aseguran que la CNMV dará el visto bueno en los últimos días de esta semana al folleto de la operación, con lo que la emisión de acciones puede comenzar esta misma semana o a principios de la próxima. Los términos de la transacción implican poner en el mercado un mínimo inicial de 458 millones de acciones, frente a los 60 millones que cotizan ahora. Los bonistas tendrán, por tanto, el 88% de la compañía, que se ampliará al 90% cuando expire el bono convertible en acciones.

Dilución

Los actuales socios de Jazztel verán diluida su participación hasta el 12% en los próximos días, pero la cotización no está descendiendo como hace previsible esta cifra. A 1,35 euros por título, los socios están pagando en estos momentos 80,54 millones de euros por la operadora, pero no por el 100%, porque la emisión de nuevos títulos es inminente, sino por el 12% que tendrán cuando se consume la operación. Con estas cifras, el 100% de la operadora -con las 518,1 millones de acciones posteriores a la ampliación- estaría valorado en casi 700 millones de euros, una cantidad que los analistas consideran disparatada.

Los bonos, mientras tanto, están cotizando en el mercado a menos del 15% de su valor nominal y esta referencia también sirve para ver su valoración de la compañía. Puesto que la deuda nominal suma 676 millones y que estos bonos serán dueños del 90% de la empresa, el precio de cotización implica que los bonistas creen que el valor justo del 100% de Jazztel tras la ampliación es inferior a 100 millones o, lo que es lo mismo, 0,2 euros por título. Así que alguien, los bonistas o los accionistas, está equivocado.

Los bonistas, además, han aceptado el canje previendo, como mínimo, una caída de la acción por debajo de los 0,5 euros por título, y cualquier precio que esté por encima de este nivel les parecerá una gran oportunidad de venta.

La propia Jazztel ha alertado reiteradas veces del grave peligro de dilución que tendrá para los accionistas el canje de la deuda.

Ante esta previsión, la compañía ha intentado poner coto a las ventas masivas de títulos, aunque los efectos sólo se notarán en el corto plazo. Las nuevas acciones se entregarán a un agente custodia, que irá dando a los bonistas un cuarto de los títulos que le correspondan a los 30, 60, 90 y 120 días. Esto significa que si Jazztel comienza a emitir las acciones el día 29 de noviembre, los nuevos propietarios no las tendrán hasta el 29 de diciembre y sólo el primer 25%. El 100% no llegará hasta marzo.