Crisis

El sector textil español registra su peor ejercicio desde 1998

En el balance del año pasado el Consejo Intertextil Español señalaba: 'En la segunda parte de 2001 la situación negativa se ha acentuado notablemente'. En lo referente a las perspectivas para 2002 admitía que la actividad 'entrará en una progresiva desaceleración que será más intensa en la primera mitad del año (...)'. Pero apuntaba la esperanza de que se produjera 'una mejora en la parte final del año si se cumplen las previsiones sobre la evolución de la economía mundial'. Pero las previsiones no se han cumplido.

A falta de poco más de un mes para que finalice este año puede indicarse ya que el este ejercicio ha sido el peor registrado por el sector textil español desde, al menos, 1998.

La producción de la industria textil en 2002 ha bajado un 6% con respecto a 2001 y la balanza comercial registra un saldo negativo de 2.350 millones de euros. Además, el empleo se ha reducido el 3,5% y las inversiones han caído un 9%, según previsiones del Consejo Intertextil Español. La encuesta industrial de empresas de 2001 elaborada por el INE, presentada el pasado mes de octubre, señalaba que las actividades de material de transporte e industria textil fueron las únicas que registraron un descenso en la facturación.

Y todo esto a la espera de que el 1 de enero de 2005 caigan los aranceles que actualmente existen sobre el comercio textil, tal y como prevé la Organización Mundial del Comercio (OMC). Lo que incrementará la competencia con gigantes como India, un país que emplea a 40 millones de personas en la industria textil. Ante este previsible aumento de la competencia internacional, las empresas textiles españolas, cerca de 7.500, 'son vulnerables en muchos aspectos', señala Joaquín Trigo, director del Consejo Intertextil. Sólo un 0,5% de estas empresas emplean a más de 100 trabajadores.

'En un mercado abierto esto implica una limitación, frente a las grandes empresas que tienen ventajas asociadas al tamaño', advirtió Juan Canals, presidente del Consejo Intertextil, en su intervención durante la asamblea anual celebrada en Barcelona el pasado mes de septiembre. Canals recordó que el sector textil emplea directamente en España a 275.000 personas, que equivalen a un 10% del empleo industrial español e indirectamente ocupa a 100.000 trabajadores.

Caída del consumo interno

Joaquín Trigo apunta algunas razones por las que se ha resentido la industria en los últimos dos años. Una elevada competencia interna y externa y la caída del consumo interior están afectando negativamente al sector. Si en 1992 las familias españolas dedicaban un 11,5% de su presupuesto al gasto en vestido y calzado, actualmente ese porcentaje se ha reducido al 9,93%. Las empresas tienen, además, que hacer frente a las falsificaciones y a una estricta legislación que no cumplen empresas de otros países.

Ante esta situación, que el Consejo elude definir como crisis, las recomendaciones de los expertos apuntan a la especialización y la búsqueda de alianzas entre las 7.500 empresas que configuran el sector español.