Conclusiones

El Libro Blanco del automóvil pronostica el cierre de fábricas en España

El Gobierno ha encargado a Pedro Nueno, profesor de la escuela de negocios IESE y uno de los mayores expertos del sector de automoción en España, la elaboración de un Libro Blanco sobre esta industria. Ayer, Nueno aprovechó una conferencia dentro de las jornadas sobre el sector que organiza anualmente IESE para ofrecer las primeras conclusiones de un estudio que todavía no cuenta con una redacción definitiva.

Según expuso Nueno, el sector del automóvil español es muy competitivo a corto y medio plazo, pero 'debe mejorar'. En el estudio se indica que sobre la automoción española se ciernen 'ciertas amenazas' a largo plazo. En un futuro se producirá el cierre de empresas relacionadas con el sector del automóvil y que probablemente los principales afectados serán los talleres, los concesionarios, la industria auxiliar y 'alguna de las plantas de montaje' ubicadas en el país, explicó.

Esta opinión la comparten algunos empresarios del sector, representantes de la patronal y de los sindicatos.

El proceso de concentración que está padeciendo la automoción en todo el mundo y el exceso de capacidad que existe en las fábricas europeas de vehículos son la principal amenaza para los centros de producción españoles. Según los datos de Nueno, en Europa existe una capacidad productiva no utilizada de cinco millones de vehículos y 'todavía se está construyendo más', señaló.

Junto a este peligro, el encarecimiento de la mano de obra tampoco juega a favor de los centros españoles. 'El salario español respecto al alemán es un 60%, pero respecto a la media de los países del Este es de un 150% y en algunos casos determinados, los salarios de esos países son apenas un 20% de los nuestros', argumentó el profesor.

Para conjurar estos dos peligros, el Libro Blanco apuesta por la flexibilidad laboral como fórmula para alcanzar un coste salarial competitivo. Concretamente aboga por aumentar la temporalidad de las plantillas, por la creación de las denominadas bolsas de horas (eliminando las horas extraordinarias), trabajar en fin de semana y reducir el absentismo, que en España es un 2% superior a la media europea. 'Se trata de ajustar la producción a la demanda sin que se produzca un aumento del coste de elaboración del producto', resumió Nueno.

El estudio relata que el sector del automóvil supone actualmente el 6,3% del PIB español, proporciona el 11% del empleo, representa un tercio de las exportaciones españolas, genera una recaudación fiscal de 18.000 millones de euros e indirectamente sostiene a más de 40.000 talleres y 10.000 distribuidores. Por este motivo, Nueno también reclama medidas de apoyo al sector por parte del Gobierno. Entre las medidas que solicita figura la creación de una dirección general de automoción. 'Existe una Dirección General de la Guardia Civil y el sector de las telecomunicaciones tiene una secretaría de Estado. ¿Qué ocurre con la automoción?', se preguntó.

Fiscalidad desfavorable

Nueno considera que es 'urgente redefinir el modelo de fiscalidad que se aplica al automóvil en España', ya que es previsible que los precios de los coches suban para igualarse en toda Europa y las tarifas netas españolas son de las más bajas. También solicitó una revitalización del plan Prever de ayuda a la modernización del parque automovilístico. 'Sería necesario un Prever para coches de segunda mano', apuntó.

Al Gobierno también le reclama que la investigación pública asuma los estudios básicos del sector y de interés común para todos los fabricantes. 'Investigación en diseño del reciclaje, en la relación peso y consumo del coche o en seguridad', indicó. Finalmente advirtió que es imprescindible que el Estado defienda ante las direcciones de las multinacionales a los fabricantes afincados en España, no sólo a los proveedores de capital español.

En este sentido, el estudio considera básico que las plantas españolas consigan ascender en la gama de producto: 'Quizá producir algo menos, pero con un margen superior'.

El Libro Blanco también analiza el efecto de las infraestructuras sobre el sector. Señala que los cortes eléctricos suponen para las plantas españolas un 1,5% anual de caída de la capacidad productiva. Reclama una potente red de ADSL y pide a Renfe un plan director para mejorar el transporte ferroviario de vehículos nocturnos, ya que 'la velocidad media comercial actual es de 14 kilómetros a la hora' en las mercancías.

Finalmente, el estudio hace referencia al sector de la distribución del automóvil, para el que anuncia una drástica reconversión en los próximos años, ya que es un negocio con muy poco margen.

El presidente de Seat pide la reforma del Estatuto de los Trabajadores

El presidente de Seat, Andreas Schleef, aprovechó su primera intervención pública en España para reclamar la reforma del Estatuto de los Trabajadores. Schleef, que participó en el XVII Encuentro de Empresarios de Automoción, organizado por IESE, aseguró que el estatuto debe modificarse para impedir que 'la contratación temporal sea sólo de seis meses' para eliminar el límite anual de 80 horas extras y para suprimir la figura de un calendario de trabajo anual.Schleef coincide así con el presidente de Renault España, Juan Antonio Fernández Sevilla, quien ya había reclamado una reforma del estatuto para ganar flexibilidad y competir con el resto de fábricas de su propio grupo. En opinión de Schleef, es imprescindible la creación de las denominadas 'bolsas de horas' para regular el trabajo de los empleados y ajustarse a la demanda de los clientes sin un sobrecoste para el producto. 'No se puede hablar de horas de trabajo semanales; se tiene que hablar de horas mensuales o anuales', aseguró. La flexibilidad es la única manera de 'producir un coche en el momento en que se pide y no cuando nos va bien a nosotros', dijo Schleef. También indicó que es importante que los trabajadores se adapten a tareas nuevas. En su opinión, la filial española de Volkswagen debería tener una flexibilidad del 30% para incrementar o disminuir su producción hasta un 15% por encima o por debajo de las previsiones. El presidente de Seat argumentó que el traslado de parte de la producción del modelo Ibiza a Eslovaquia se ha debido a la falta de flexibilidad de la plantilla de Martorell. También advirtió que Seat se encuentra en su 'año cero' dentro del grupo de marcas que forma con Audi y Lamborghini, con los que ya comparte I+D 'y otras muchas cosas que el cliente no ve'.