Decisión

SCH dejará la banca minorista en Perú, Colombia y Uruguay

Los dos grandes bancos, Santander Central Hispano y BBVA, destacaron ayer México, Chile y Puerto Rico como áreas preferentes de desarrollo e inversión en América Latina frente al resto de países del área. El SCH está reorientando el negocio en Latinoamérica, especialmente en Perú, Colombia y Uruguay. Pero 'no abandonará ningún país', insistió ayer Francisco Luzón, director general del SCH para América, tras su intervención en el foro organizado por Latibex.

El banco va a modificar su modelo de negocio en Perú, Colombia y Uruguay. Dado el tamaño de sus sistemas financieros y la cuota de mercado del SCH -inadecuada para llevar a cabo un modelo de banca universal, dijo Luzón-, el banco va a reducir el número de oficinas y orientarse más hacia el segmento corporativo e institucional 'abandonando' la banca masiva minorista, explicó el directivo.

La semana pasada el banco llegó a un acuerdo con el Banco de Crédito del Perú para venderle su filial de banca minorista en este país. El precedente de esta venta 'no significa necesariamente que el grupo vaya a hacer desinversiones' en Uruguay y Colombia, que Luzón colocó, junto con Perú, en la misma categoría de menor desarrollo económico y bancario.

SANTANDER 2,58 -2,23%

En Chile, donde han fusionado sus filiales Banco Santiago y Santander Chile, ha decidido paralizar la venta de activos prevista 'dadas las circunstancias internacionales', si bien 'estamos a la espera de nuevas oportunidades', explicó Luzón.

BBVA reclama medidas

Mientras, el presidente del BBVA, Francisco González, tras hacer hincapié en el firme compromiso de las empresas españolas con Latinoamérica, reclamó medidas a 'cada Gobierno latinoamericano' para que haya una 'estabilidad' en el marco regulatorio, una mayor transparencia y una mejora en el Gobierno público como en el de las empresas. Citó a Argentina como el ejemplo negativo de cómo 'el riesgo de modificaciones bruscas' del marco legal (en alusión al corralito) puede ser un factor 'enormemente destructivo'.

Los dos bancos confían en que Argentina deje atrás la crisis. Luzón repitió el mensaje del presidente del SCH, Emilio Botín, al decir que el grupo condiciona su permanencia allí a un sistema financiero viable y aseguró que se vislumbra 'señales positivas' de recuperación en el sistema financiero.

En cuanto a Brasil, el SCH mostró un apoyo mucho más explícito al país (tiene mayor presencia que su rival el BBVA). Luzón defendió la vía de recuperación que se abre con el recién elegido presidente Luiz Inácio Lula da Silva, porque su 'voluntad de respetar las reglas del juego' está teniendo 'efectos positivos' sobre los activos financieros y el futuro de la economía. Confió en que ésta recupere el crecimiento.

Para reducir el impacto de las crisis, los países latinoamericanos deberán controlar la deuda exterior, con unos 'sistemas fiscales suficientes', apuntó el presidente del BBVA, Francisco González. Asimismo, es prioritario preservar la solvencia de los sistemas financieros, además de liberalizar más las economías e impulsar las exportaciones.