Deuda

Duhalde acuerda con los gobernadores retrasar las elecciones al 27 de abril

El Gobierno argentino y los principales dirigentes políticos del país firmaron ayer un acuerdo que propone trasladar las elecciones presidenciales al 27 de abril, en lugar del 30 de marzo previsto, en lo que ya es el segundo cambio de fecha de los comicios.

El acuerdo, de 12 puntos, fue suscrito por el presidente Eduardo Duhalde, por la mayoría de los gobernadores provinciales del país y por los jefes de las fuerzas parlamentarias, tanto del peronismo (en el poder), como de otras fuerzas políticas. Las elecciones tendrán además una segunda vuelta el 18 de mayo en caso de que sea necesaria.

El convenio mantiene la fecha del 25 de mayo para el relevo presidencial, por lo que entre la segunda vuelta de los comicios y la toma de posesión habrá sólo una semana. Las encuestas apuntan a que será necesaria una segunda vuelta.

Además del cambio de las fechas electorales, el pacto firmado ayer, que debe ser ratificado por el Congreso, incluye otras medidas financieras, cambiarias y fiscales, que forman parte del consenso político que busca Duhalde para poder cerrar un acuerdo de refinanciación de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El texto propuesto por Duhalde incluía la aprobación del Presupuesto 2003 con las reformas negociadas con el Fondo; el mantenimiento de la Ley de Quiebras sin cambios favorables a los deudores hipotecarios; la eliminación del déficit fiscal primario de las provincias, y la unificación de los bonos provinciales (cuasi monedas) en un único bono nacional. Otro punto negociado ayer por los goberna-dores y el Ejecutivo es el aumento de las tarifas de los servicios públicos privatizados, que es otra exigencia del FMI, además del apoyo político a Duhalde para aplicar el plan contenido en el texto citado.

Sin embargo, cabe recordar que, en abril pasado, los gobernadores se habían comprometido a firmar un programa de 14 puntos exigido por el Fondo. La mitad de las provincias firmaron el pacto y, al final, ninguna cumplió con la reducción prometida del gasto público.