Cajas

CiU modifica la Ley Financiera y fuerza la marcha de Vilarasau

La Generalitat catalana ha decidido hacer uso de su capacidad normativa a la hora de regular las cajas de ahorros y modificará la Ley Financiera, que está pendiente de publicación en el Boletín Oficial del Estado. El Gobierno catalán aprobará hoy la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos catalanes para 2003, en la que se incluirán las modificaciones a la Ley Financiera.

El consejero jefe de la Generalitat, Artur Mas, ha apostado por flexibilizar la edad de jubilación de los consejeros y altos cargos de las cajas, que según la Ley Financiera no pueden presentarse a la reelección con 70 años cumplidos. La Generalitat ha optado por ceder la potestad de fijar la edad de jubilación a las propias cajas, aunque aconseja que se produzca a los 70 años.

En paralelo, no obstante, está previsto que el Gobierno catalán apruebe la limitación de la duración del mandato de los consejeros y altos cargos. El Ejecutivo estudia fijar un plazo de 20 años como tope máximo de mandato, según informó ayer La Vanguardia.

Esta decisión hará que el principal afectado por la Ley Financiera, el presidente de La Caixa, Josep Vilarasau, siga obligado a retirarse en la próxima asamblea. Vilarasau, que tiene 71 años de edad, no podrá presentarse a la reelección tanto en el caso de que se aplique el texto del Gobierno central como la ley propuesta por CiU. El actual presidente lleva 27 años, 23 como director general y casi cuatro como presidente.

Fuentes de La Caixa señalaron que esperarán a la resolución del trámite parlamentario para pronunciarse al respecto. Hace dos semanas, el propio Vilarasau aseguró que la entidad 'cumplirá la legislación vigente'.

Junto a la Ley de Acompañamiento, está previsto que el próximo día 27 de noviembre se decida en la Cámara catalana si se debate o se rechaza una iniciativa parlamentaria presentada por el PSC en la que se propone elevar la edad máxima de jubilación a los 77 años como fecha orientativa y dejar la última palabra a las propias cajas.

Si CiU, que gobierna en minoría, logra el apoyo del PP para rechazar la propuesta socialista y sacar adelante su texto, Vilarasau deberá abandonar su cargo definitivamente. Según las mismas fuentes, el presidente de La Caixa está informado de la propuesta de la Generalitat desde la tarde del martes.

Por el contrario, el presidente de Caixa Catalunya, Antoni Serra Ramoneda, que cumple 70 años el próximo año, podría alargar su mandato hasta noviembre de 2004, ya que ocupa su actual cargo desde 1984. Serra Ramoneda se ha mostrado en público más favorable a fijar un límite de años en los mandatos de los consejeros que de fijar una edad máxima de jubilación. El futuro del presidente de Caixa Catalunya dependerá de la redacción final de la modificación de la ley que proponga la Generalitat. Lo más probable es que Serra opte por agotar el mandato, en 2004.

Retrasos en La Caixa

Por el momento, la indefinición legislativa ha provocado un retraso de más de dos meses en el proceso de elección de las miembros de la asamblea de La Caixa. El plazo máximo para renovar la cúpula es el 30 de junio de 2003.

Por su parte, el responsable de asuntos económicos del PSC, Antoni Castells, aseguró que la iniciativa de CiU es partidista y va contra una persona concreta. 'La limitación de 20 años no se justifica si sólo se aplica a las cajas'. Los socialistas catalanes estarían de acuerdo en una limitación de mandato pero para cada uno de los cargos. 'Se puede limitar el mandato del director general determinados años y otros tantos para el presidente pero, no se puede hacer una limitación de mandato conjunta', añadió.

Reacciones encontradas entre las cajas

Las cajas catalanas se verán obligadas a fijar en sus estatutos la edad de jubilación para los consejeros y altos cargos. En caso de que no se establezca una norma interna, la Generalitat establece que la edad de jubilación serán los 70 años.

Un portavoz de Caixa Terrassa indicó que la fijación de una edad máxima 'no debería establecerse por ley, sino que debería ser potestad de cada caja', tal como queda establecido en la actual ley catalana de cajas. Caixa Terressa ya estipula en sus estatutos que la edad máxima para ser elegido presidente son 70 años y 65 años para ser elegido director general.

Caixa Penedés, otra de las entidades afectadas (su presidente, Josep Parera, tiene más de 70 años), ha indicado que espera la aprobación definitiva de los cambios legislativos para pronunciarse y modificar sus estatutos. Por su parte, Caixa Sabadell ya limita en sus estatutos el límite de duración del mandato a 12 años. Su presidente, Manuel Grau, de 72 años, no podrá presentarse a la reelección prevista en la asamblea del próximo mes de marzo.

Caixa Laietana aseguró ayer que les parecen 'muy bien' los cambios legislativos. En el caso de Caixa Manresa y Caixa Girona, ni la limitación de edad ni la de mandatos afectará a los actuales directivos.