Bolsas en el Mundo

Volatilidad en Wall Street, a la espera de nuevos indicadores

Falta de dirección en Wall Street ante la oleada de recomendaciones contradictorias que llegaron al mercado y a la espera de datos económicos de relevancia esta semana como la confianza del consumidor, el PIB o el paro. Así, las Bolsas de EE UU navegaron sin rumbo y cayeron finalmente después de dejar atrás tres semanas consecutivas de avances.

Las apuestas por Citigroup, Hewlett-Packard y Merck de varias firmas animaron las Bolsas inicialmente pero pronto se vieron contrarrestadas por la alerta sobre beneficios de Brocade Communications y la revisión a la baja de Cisco. Las ventas finalmente se impusieron. El Dow Jones cayó un 0,9%, y el Nasdaq, un 1,15%.

El temor a que los resultados empresariales no alcancen las expectativas en el trimestre actual fomentó las ventas. Morgan Stanley recordó que lo peor aún no ha pasado, al bajar la valoración de Cisco (-7,13%) mientras Brocade Communications (-16,6%) ahondó en el nerviosismo del día tras bajar las previsiones de beneficios por la debilidad del gasto en tecnología.

Hewlett-Packard (+4,04%), entre las beneficiadas, se anotó el mayor avance del Dow después de que Lehman Brothers elevara la valoración de la tecnológica tras alegar que prevé una mejora de la demanda de ordenadores personales. El consejero delegado de Dell (-0,59%) confirmó esta teoría al declarar en Tokio que ve una mejora para el sector de equipos informáticos.

El sector financiero también recibió noticias dispares. Citigroup avanzó un 1,43% después de que Lehman Brothers elevara la recomendación del banco a mejor que el mercado y mejorara la recomendación del sector. Amex (+3,38%), por su parte, agradó con unos resultados que superaron las estimaciones.

Las palabras de Prudential Securities, sin embargo, templaron el optimismo sobre la banca. La firma recortó las estimaciones de beneficios de Merill Lynch, Goldman Sachs y Lehman Brothers por las malas perspectivas de negocio para el sector.

Merck subió un 2,1% gracias a una recomendación de Bank of America. La aprobación de un fármaco elaborado con Schering Plough (+3,4%) también ayudó al valor.

Los mercados europeos avanzaron ayer, aunque cerraron alejados de los máximos de día ante la debilidad de Wall Street, incapaz de mantener una ganancia inicial durante el periodo de coincidencia operativa. El fuerte rebote de los valores tecnológicos, aseguradoras y telecos estuvo detrás del buen comportamiento del día. Así el Cac avanzó un 2,09%; el Mibtel, un 0,86%; el Footsie, un 0,97%, y el Dax, el 3,13%.

El optimismo sobre el sector informático mejoró ayer después de que Sony presentara unos beneficios que superaron las expectativas. El consejero delegado de Dell también ayudó al declarar en Tokio que la demanda de ordenadores personales está mejorando.

El informe IFO de confianza empresarial en Alemania, sin embargo, ensombreció el buen tono del día. El indicador económico cayó por quinto mes consecutivo, para situarse en 87,2 puntos desde 88,2, un dato que desató especulaciones sobre posibles bajadas de tipos de interés en Europa y Estados Unidos para favorecer el crecimiento. La masa monetaria en la zona euro, por otra parte, subió un 7,4% en agosto, un dato mejor al 6,9% estimado.

Entre los ganadores del día destacó Infineon. Salomon la ayudó a ganar un 11,52% al elevar la estimación de beneficios de la compañía. France Télécom (+9,67%) también subió con fuerza a pesar de que Morgan Stanley redujo su exposición al sector a igual que el mercado desde sobreponderar. Vivendi (+6,4%), Alcatel (+6,4%), ING (+6,4%) y Philips (+6%) también lograron avances significativos.

Sesión de avances en Asia. El Nikkei se recuperó de un retroceso del 2,27% para ganar el 0,36%. Incertidumbre y nerviosismo sobre las medidas económicas, incluido el saneamiento de la banca, que anunciará el Gobierno japonés en principio esta semana.