Mercados españoles

Las pequeñas firmas preparan la venta de su participación en el holding de mercados

El holding de mercados se constituyó para dar una única voz y más volumen a los mercados españoles en un momento de convulsión en el sector, con sucesivos acercamientos entre las grandes Bolsas europeas. Pero, de paso, puede servir para aliviar algo la crisis del sector. Las sociedades de menor tamaño encontrarán árnica en la venta de su participación en dicho holding.

Con la nueva configuración de los mercados, se podrá ser miembro de Bolsa sin necesidad de ser accionista. Este cambio vino en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de 2001, hace casi dos años. Pero la creación del holding y su posterior salida a Bolsa permitirán valorar la participación de cada cual, y dará más liquidez a las acciones de la nueva sociedad.

'Tiene toda la lógica', afirma Jesús Sánchez Quiñones, director general de Renta 4, 'una empresa sale a cotizar para que el accionista minoritario tenga liquidez'.

Deutsche Bank anunció el pasado jueves la venta del 9,3% de Deutsche Börse, organismo rector de los mercados alemanes. Ingresó por ello 360 millones de euros con los que podrá mejorar sus cuentas, muy castigadas por la crisis de los mercados y la depreciación de su cartera de participaciones.

'Las agencias de menor tamaño, que no tendrán apenas voz en el holding y que no necesitan para nada ser accionistas venderán su parte en el capital. Les aliviará las cuentas y no perderán nada', comenta un veterano banquero, 'la duda es si venderán antes de la salida a Bolsa o esperarán a que el holding cotice para sacar más dinero'.

Lo más probable es que quien pueda venda antes. Para eso necesitará, no obstante, un comprador. Y la situación entre las grandes entidades financieras no está precisamente para hacer dispendios. Se puede vender a inversores institucionales, si es que éstos encuentran el precio atractivo. Es lo que hizo Deutsche Bank con las acciones de Deutsche Börse, aunque el banco alemán tiene la ventaja de que los títulos ya están en el mercado.

Pero, como señala Jesús Sánchez Quiñones, 'colocar a inversores institucionales un 0,2% es difícil, no es como vender un 5%'. Las firmas con menos urgencia por ingresar fondos pueden esperar a que el holding salga a cotización. Aunque puede tardar, si es que decide esperar a que mejoren la condiciones de los mercados, el precio será presumiblemente más alto.

Los principales accionistas del holding de mercados financieros son Santander y BBVA, con un 11% y un 10%, respectivamente. A continuación se sitúa BNP Paribas, que es un destacado accionista del sistema de compensación y liquidación de valores, con un 5%. La Caixa, Caja Madrid, Société Générale o Crédit Agricole tienen entre el 1% y el 5%, y un gran número de intermediarios tiene participaciones inferiores al 1%. Serán estas firmas de menor tamaño las que vendan su participación.

Los grandes del mercado, que sí tienen peso político y, además, tienen que jugar un papel representativo, no venderán, según coinciden los miembros del mercado.

Aún no se ha puesto precio al holding de mercados financieros. La valoración contable es de 450 millones de euros, pero presumiblemente la definitiva será mayor. Los mercados de Australia o Singapur tienen una capitalización de 600 millones de pesetas, negocian menos que la Bolsa de Madrid sola y no incluyen mercado de derivados, renta fija y compensación y liquidación. Deutsche Börse, con un modelo similar al español, capitaliza 4.000 millones de euros.

Temor a la generalización de los números rojos

'En el cuarto trimestre la mayor parte de las sociedades y agencias de valores registradas en la CNMV estarán en números rojos', afirma un miembro del mercado. La crisis bursátil lleva más de dos años golpeando las cuentas del sector. O los mercados se dan la vuelta y, de repente, regresa la fiebre inversora de años atrás o los problemas de las entidades se agravarán cada día que pase.

Más que por el descenso del negocio, lo que realmente pesa es la sodredimensión en la que habían caído numerosas entidades del sector financiero. El mercado asume que no se ha producido aún la necesaria purga. 'No necesariamente van a sufrir sólo las pequeñas. Los peor situados han sido los nuevos entrantes en el negocio, los que no tienen una cartera fija de clientes que mantener. En cualquier caso, no sólo los pequeños van a sufrir. Si sufre un pequeño cierra, pero algunas entidades mayores pueden tener que afrontar reestructuraciones de mucho calado', señala el responsable de una entidad.

Un segmento especialmente complicado son las agencias que no son miembros de Bolsa, que se dedicaban a las divisas. Este segmento del mercado se hundió con la llegada del euro, que redujo drásticamente su negocio al desaparecer el marco, el franco y la lira, entre otras monedas europeas.

Hasta el momento el conjunto de las sociedades y agencias de valores ha aguantado el chaparrón. En periodos de un año son pocas firmas las que están en pérdidas. El beneficio agregado del sector es una tercera parte de lo que era un año antes. Y en 2001 ya estaba muy mermado sobre el ejercicio precedente, pues la crisis de los mercados dura más de dos años.

Este deterioro de las cuentas ha obligado a la CNMV a extremar la supervisión. No ha detectado, de momento, problemas de solvencia en ninguna de las sociedades. Todas cumplen con los límites establecidos.