Conflicto Irak

Bush redobla la presión sobre la ONU para consensuar la nueva resolución sobre Irak

Washington empieza a impacientarse y pretende que Naciones Unidas apruebe inmediatamente una resolución sentando definitivamente las condiciones para el regreso a Irak de los inspectores internacionales de armas. El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, declaró ayer que la aprobación de la resolución 'es inminente' y recordó a la ONU que 'el plazo de tiempo no es ilimitado'.

Los representantes con derecho a veto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (EE UU, Reino Unido, Francia, Rusia y China) se volvieron a reunir ayer con el nuevo borrador de resolución presentado por el presidente estadounidense, George Bush. El dirigente americano abrió el lunes la puerta a una solución pacífica de la crisis. 'Si el presidente de Irak Sadam Husein cumple con todas las exigencias de Naciones Unidas, será la prueba de que el régimen ha cambiado'.

La Casa Blanca se encargó de aclarar que estas declaraciones no significan que Bush haya desistido de su objetivo de desalojar del poder al líder iraquí. 'Si Husein cumple con todos los requerimientos, llámenme', ironizó ayer Fleischer en rueda de prensa.

Pero el bloqueo podría persistir en la ONU. Rusia ya ha calificado de 'inaceptable' la nueva propuesta americana y Francia insiste en la vía de dos resoluciones. La segunda se aprobaría si Irak incumple las exigencias de desarme y derechos humanos y abriría la puerta a la guerra.

El nuevo borrador estadounidense ha sustituido la autorización explícita e inmediata del uso de la fuerza por una ambigua invocación a la resolución 678 (1991), que autoriza 'todos los medios necesarios' a los miembros de la ONU para lograr el cumplimiento de las resoluciones.

El documento ha sido filtrado a la prensa. La propuesta da a Bagdad 30 días para enviar una declaración 'actualizada, verídica y completa en todos sus aspectos' de los inventarios de armas biológicas, nucleares y de misiles balísticos, además de información completa sobre instalaciones y programas de desarrollo armamentístico. Los inspectores, que tendrán acceso ilimitado y podrán hacer todas las entrevistas que deseen y donde deseen, deberán llegar a Irak en un plazo máximo de 45 días después de haber recibido el informe. Los resultados de la primera investigación de los inspectores de armas deberán llegar al Consejo de Seguridad de la ONU en 60 días.

No obstante, el mercado considera que el horizonte de guerra se aleja. El menor temor de los operadores se refleja en el precio del petróleo. El barril de brent ha pasado así en pocas semanas de 29 dólares a menos de 26,5 dólares.