Recorte empleo

United Airlines prevé la supresión de 1.250 empleos para reducir costes

La compañía aérea estadounidense United Airlines ha anunciado que emprenderá una serie de medidas destinadas a ahorrar 100 millones de dólares (unos 103 millones de euros) cada año, entre ellas las que figura la supresión de 1.250 empleos, según ha indicado un comunicado de la compañía.

"United se enfrenta actualmente el mayor desafío de su existencia", ha declarado Glenn Tilton, presidente de la compañía. "Estas medidas son lamentablemente necesarias por el contexto actual de débiles ventas. Como las otras compañías, necesitamos asegurarnos de que nuestra oferta se adapte correctamente a la demanda", ha señalado. El comunicado de la compañía advierte además de que "pronto" se anunciarán otras supresiones de empleos. La empresa tiene en su plantilla actualmente a poco menos de 84.000 personas, según ha precisado una portavoz.

Crisis en las aerolíneas

El transporte aéreo estadounidense atraviesa una crisis financiera sin precedentes desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ya fragilizadas por la desaceleración económica, las compañías aéreas del país resultaron muy afectadas por las consecuencias de los ataques terroristas con aviones secuestrados.

Dos de las aerolíneas estadounidenses con mayores problemas financieros, US Airways y United Airlines, dieron el pasado 27 de octubre un importante paso adelante para salir de la crisis que golpea a este sector en Estados Unidos. US Airways, que el 11 de agosto suspendió pagos tras perder en el último ejercicio cerca de 2.000 millones de euros, anunció un acuerdo con The Retirement Systems of Alabama (RSA), por el que recibió 244,8 millones de euros a cambio del 37,5% de la empresa. Asimismo, United Airlines, también al borde de suspensión de pagos, recibió una oferta de los sindicatos en la que éstos presentaban un plan de reducción de gastos que restaría a los costes de United Airlines 1.020 millones al año durante los próximos cinco.

Entre 2001 y 2002, las compañías aéreas habrán perdido 18.060 millones de euros sólo por la reducción de vuelos internacionales, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Una cantidad superior a la que el sector sumó de beneficios entre 1997 y 2000, 13.566 millones de euros.

En los dos últimos años la industria ha prescindido de 200.000 trabajadores, el 10% de la flota se ha quedado en tierra y varias aerolíneas han desaparecido o han declarado suspensión de pagos.