Negocio

Antena 3 opta por endeudarse para cerrar la compra de Onda Cero

Antena 3 ha optado por endeudarse para financiar la adquisición de la cadena de radio Onda Cero. Esta operación se llevó a cabo el pasado mes de julio y la cadena de radio fue adquirida precisamente a la matriz de ambas, Admira.

La compañía de televisión firmará previsiblemente esta misma semana un crédito sindicado de 230 millones en el que intervendrá alrededor de una veintena de entidades financieras españolas y extranjeras con presencia en España.

El crédito se ha instrumentado de forma que la compañía recibirá el dinero a través de dos vías: 140 millones de euros por medio de un préstamo puro con un plazo de devolución a cinco años y los 90 millones restantes por una línea de crédito también a cinco años.

Sin garantías

La compañía no ha necesitado aportar más garantía para avalar el crédito que su propia solvencia.

El dinero servirá para que Admira reciba los 220 millones de euros en los que se valoró en su día Onda Cero para llevar a cabo la operación de compraventa.

Los ejecutivos de Antena 3 han preferido endeudarse en 10 millones de euros adicionales para tener margen de maniobra suficiente de cara a algún posible imprevisto.

De esos 220 millones citados, 60 millones los inyectará directamente Antena 3 en su nueva filial Onda Cero a través de un préstamo. Este dinero servirá para que la cadena de radio abone a Admira las deudas que por ese importe tenía con el holding de medios de comunicación del grupo Admira, con lo que Antena 3 se convertirá en nuevo acreedor de su filial.

Los restantes 160 millones se pagarán directamente a Admira, aunque en plazos. El último de ellos será dentro de un año y por importe de 24 millones de euros.

La cadena de televisión no ha necesitado un ejercicio especial de demostración de su solvencia para recibir el crédito de manos del sindicato de bancos. En la actualidad su deuda es cero y dispone de unos fondos propios de 509 millones de euros, después de haber pagado el pasado ejercicio un dividendo a sus accionistas de 20 millones.

'Es una operación muy cómoda para Antena 3', aseguran en fuentes cercanas a la cadena de televisión. 'El hecho de que sea una empresa con una fuerte generación de caja hace que el recurso al endeudamiento no revista mayores problemas. De hecho, con el crédito sindicado que ahora cierra la empresa, su deuda será ligeramente superior a la mitad de sus fondos propios, algo que no es muy habitual en otro tipo de negocios', asegura.

Cuarto crédito

Esta es la cuarta ocasión en la que Antena 3 acude a un crédito sindicado para financiarse. En 1993 obtuvo uno liderado por el Central Hispano. En 1995 firmó otro con Merrill Lynch, y en 1997 llevó a cabo uno con Midland Bank. De todos, el de más cuantía es el que ahora recibirá liderado por JP Morgan.

Y Antena 3 ha optado por financiarse de esta forma debido a que ha considerado que era menos gravoso para sus accionistas que financiar la compra de la cadena de radio a través de una ampliación de capital.

Sin embargo, las fuentes citadas aseguran que no está previsto que Antena 3 vuelva a acudir al endeudamiento al menos en el medio plazo para financiar su crecimiento.

'El presupuesto tiene que ser capaz de soportar cualquier inversión significativa que decida hacer Antena 3 el año que viene', explican los medios consultados.

En este sentido, esas mismas fuentes estiman que Antena 3 será capaz de financiar con su generación de caja y sus fondos propios el pago que debería realizar a la UEFA y a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en el caso de que las ofertas que ha presentado ya por la Liga de Campeones para las tres próximas temporadas y la que espera realizar para hacerse con los derechos audiovisuales de la Liga de Fútbol en España y la Copa del Rey, resulten ganadoras y tenga que emitir las tres competiciones de fútbol.

En Antena 3 existe el convencimiento de que la apuesta que se hizo en el verano cuando adquirió los derechos de los partidos de la selección española en el Mundial de Corea y Japón, necesita continuidad.

'La cadena demostró que era capaz de retransmitir un Mundial con éxito de audiencia y con muy poco tiempo para comercializarlo y entiende que merece la pena volver a apostar', señalan esas fuentes.

Malas perspectivas para el cierre del año

Antena 3 ha tenido un ejercicio muy complicado. El esfuerzo financiero que le supuso la compra del Mundial y la debilidad de sus datos de audiencia en esta nueva temporada, producto de la coincidencia en el tiempo de dos productos estrella de su competencia -Operación Triunfo y la serie Cuéntame cómo pasó en TVE y la cuarta edición de Gran Hermano en Tele 5- no auguran un buen cierre de ejercicio. Algunos analistas se aventuran incluso a asegurar que la filial de Admira cerrará este año con 30 millones de pérdidas. Fuentes de Antena 3 consideran, sin embargo, demasiado aventurados estos cálculos. Tampoco le ayudarán los resultados de su nueva filial Onda Cero. Este ejercicio lo cerrará con pérdidas, aunque su resultado de explotación será positivo. El año que viene, la previsión es que la cadena de radio cierre con beneficios en todas sus líneas. La culpa de buena parte de esta situación la tiene el débil contexto en el que hasta ahora se ha estado moviendo el mercado publicitario, afectado de un severo retraimiento. Pero en el entorno de la cadena de televisión privada dirigida por Ernesto Sáenz de Buruaga se tiene la impresión de que el clima general está cambiando y que, desde hace un par de meses, se nota un cambio de tendencia en la publicidad. En particular aseguran que las empresas de productos de consumo han comenzado a incrementar sus campañas. Y en términos generales, los analistas prevén un crecimiento en la inversión publicitaria ya algo más sensible para el conjunto del próximo ejercicio.