Cuentas

Caixa Catalunya ganó un 36,9% más hasta septiembre

Caixa Catalunya obtuvo un beneficio neto consolidado en los primeros nueve meses del año de 111,9 millones de euros, lo que representa un incremento del 36,9% respecto al mismo periodo de 2001, según informó hoy la entidad.

El incremento de los resultados se debió a una mejora del 50,8% en el margen de explotación, gracias al incremento de la cifra de negocio, en especial en el sector detallista. Asimismo, también ha jugado un importante papel la política de contención de gastos de explotación, que sólo ha crecido un 0,2%.

Como consecuencia de esta actuación, el ratio de eficiencia de la entidad ha mejorado en 8,8 puntos, hasta alcanzar el 62,7%. El margen financiero alcanzó hasta septiembre los 446 millones de euros, con un incremento del 20,6%, mientras que el margen básico se elevó a 572 millones, lo que supone un aumento interanual del 17,9%.

Por su parte, el margen ordinario se situó en 499 millones, un 14,5% más. Los resultados antes de impuestos alcanzaron los 161 millones de euros, con un incremento del 41,1%. A pesar de la fuerte subida del capítulos de impuestos, que aumentan un 94,6% debido al efecto fiscal favorable en 2001 de la exteriorización de las pensiones, los beneficios netos atribuibles alcanzaron los citados 111,9 millones de euros.

Auge de la actividad detallista

Caixa Catalunya resaltó la "positiva" evolución de su negocio detallista, con incrementos superiores al 20% interanual, así como de las cuentas de disponible, los planes de pensiones y los productos de seguros. Asimismo, aseguró que los fondos de inversión que comercializa han mantenido en lo que va de año "un comportamiento claramente al alza", en contraposición a la evolución del sector.

A finales de septiembre el saldo de recursos de clientes se situó en 23.694 millones de euros, con un aumento interanual del 6,7%. La actividad crediticia en su conjunto aumentó en un 15,7%. En concreto, el saldo contable, antes de descontar el fondo de provisión de insolvencias, supera los 17.600 millones de euros. Los préstamos personales y las cuentas de crédito registraron incrementos superiores al 28%, mientras que los préstamos con garantía real aumentaron en un 19%.