Precios

El IPC de la zona euro supera el 2% pese a la desaceleración

La inflación también se mantuvo estable en el conjunto de la Unión Europea (UE), al situarse en septiembre en el 1,9%, el mismo porcentaje que el agosto. Hace un año los dos índices interanuales de inflación fueron del 2,2% para la zona euro y del 2,1% para el conjunto de la UE. En España, la inflación interanual se situó en septiembre de este año en el 3,5%, según Eurostat.

El dato publicado para la zona euro en septiembre es inferior, sin embargo, en una décima al 2,2% calculado por Eurostat en su 'estimación rápida', publicada a finales del mes pasado.

Los índices más elevados de inflación en septiembre se registraron en Irlanda (4,5%), Grecia y Portugal (3,8% en ambos). Los índices más bajos correspondieron a Alemania y Reino Unido (1% en cada caso), en Bélgica y Suecia (1,2% respectivamente).

Respecto al mes de septiembre del año pasado, los descensos relativos más importantes se dieron en Suecia (del 3,3% al 1,2%), Alemania (del 2,1% al 1%) y Finlandia (del 2,6% al 1,4%).

Las alzas relativas más elevadas respecto a septiembre de 2001 se registraron en España (del 2,3% al 3,5%), Italia (del 2,1% al 2,8%) y Dinamarca (del 2,1% al 2,5%).

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, auguró hoy que la inflación española 'va a estar por encima de la media europea durante varios años', y añadió que, en su opinión, 'eso no es malo', siempre que la diferencia se sitúe en torno a un punto porcentual.

Rato afirmó, en declaraciones a Antena 3, que en estos momentos la inflación se encuentra por encima de lo que le conviene a España, y lo achacó al proceso de acercamiento al nivel de vida de otros países europeos.

Mejora para enero

'Creo que en estos momentos la inflación va a cambiar de signo, ya lo hemos visto este mes, pero especialmente a partir de enero, como consecuencia de que se acabará el efecto de la subida de impuestos indirectos para financiar la sanidad que se produjo el año pasado y también como consecuencia de que la desaceleración económica va pesando sobre los márgenes empresariales y los precios', dijo. En este sentido, aseguró que disminuirá progresivamente el diferencial con el resto de los países europeos (en septiembre fue de 1,4 puntos), de tal manera que se aproxime a un punto de diferencia.

A su juicio, la actual tasa de inflación en España está relacionada con un problema de la demanda, no de la oferta. 'Pensar que en España uno de los elementos inflacionistas más importantes sea la rúbrica bares, cafeterías y restaurantes, indica hasta qué punto no estamos ante un problema de oferta, sino de demanda', dijo.

Respecto a las previsiones de crecimiento de la economía española, Rato indicó que los últimos datos de exportaciones, recuperación de la inversión industrial y mantenimiento de la construcción y del consumo privado, más los datos de recaudación, 'no indican una desaceleración de la economía española, sino al contrario'. Recordó, asimismo, que desde 1997, las previsiones del Gobierno de ingresos, gastos y déficit se han cumplido, y España ha sido uno de los pocos países a los que Eurostat no ha hecho rectificar en 2001.

Moody's alerta de la indisciplina fiscal

La agencia calificadora Moody's alertó ayer de la 'dudosa' voluntad de los países de la zona euro 'para cumplir con los compromisos de déficit y endeudamiento asumidos en los programas de estabilidad'. Moody's considera que el crecimiento económico depende de la calidad de la consolidación fiscal.Moody's explica que los 'desequilibrios fiscales son un lastre para el crecimiento y el empleo. Generan cargas impositivas distorsionadas y elevan los costes no salariales'. En un informe publicado ayer, la agencia estima que la meta de equilibrio presupuestario en 2004 para el área euro 'es altamente improbable'. El promedio fiscal de los Doce ha pasado de un superávit del 0,2% en 2000 a un déficit del 1,4% el año pasado. Otro punto de preocupación son 'los crecientes desequilibrios en la financiación de las pensiones, que ponen en entredicho la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas'. Moody's señala que las cargas fiscales derivadas del envejecimiento de la población serán uno de los grandes retos para las Administraciones europeas.