Reestructuración

El Gobierno italiano condiciona las medidas para Fiat a un plan industrial de futuro

El Gobierno italiano aprobará las medidas sociales extraordinarias solicitadas por Fiat para los trabajadores de la compañía que se vean afectados por los paros técnicos de larga duración o por las jubilaciones anticipadas incluidas en el plan de reestructuración, si la empresa presenta un plan industrial de futuro.

Así, el ministro italiano de Asuntos Sociales, Roberto Maroni, condicionó la aprobación de estas medidas especiales a la finalización de un plan de negocio a largo plazo por parte de la multinacional radicada en Turín.

En una carta abierta al diario 'La Repubblica', Maroni precisó que los beneficios sociales son la última parte de una serie de complejas negociaciones entre las partes implicadas, y dependerán de los planes de desarrollo industrial que presentará Fiat.

A su juicio, sólo así será posible evaluar qué tipo de intervención puede mantener el empleo en el futuro y conseguir reinsertar en el mercado laboral a los trabajadores que sean despedidos.

El grupo Fiat presentó la pasada semana un plan de reeestructuración que supone el recorte de 8.100 empleos. Asimismo, solicitó al Gobierno italiano la declaración de "estado de crisis" para Fiat Auto, Comau y Magneti Marelli.

Por otra parte, Fiat ultima las negociaciones para vender antes de que finalice el año la sociedad Comau, su filial de equipamiento industrial. El grupo tiene tres ofertas y la transacción se efectuará por un importe de alrededor de 700 millones de euros.