Amenaza terrorista

Repulsa internacional por el doble atentado en Bali, el peor desde el 11-S

Numerosos líderes internacionales manifestaron ayer su repulsa por el doble atentado perpetrado en la medianoche del sábado en la isla indonesia de Bali. El último balance cifra el número de víctimas en 187, la mayoría extranjeras. Otras 309 han resultado heridas y 90 permanecían ayer en estado crítico. El embajador de España en Yakarta, Dámaso Delario, afirmó ayer que por el momento no hay ningún español entre las víctimas mortales ni entre los heridos.

El presidente estadounidense, George Bush, calificó la ofensiva como 'una acción despreciable' y aprovechó para hacer un nuevo llamamiento a favor de la lucha global 'contra la amenaza global del terrorismo'.

En Australia, país del que procedían muchas de las víctimas, el primer ministro John Howard calificó los hechos como 'un ataque cobarde' que 'no puede tener justificación'.

En Francia, el presidente Jacques Chirac denunció este 'acto de terrorismo ciego'. Y el primer ministro británico, Tony Blair, se mostró 'horrorizado'por los hechos y manifestó su 'condena absoluta' a los atentados.

El ataque fue doble, en una popular discoteca frecuentada por turistas (que es donde se produjo la matanza) y frente a un edificio consular de EE UU. La ofensiva se produce poco después de que EE UU volviese a abrir sus misiones diplomáticas en Indonesia, tras el cierre que siguió a las conmemoraciones del 11-S por miedo a nuevos ataques de la red terrorista Al Qaeda.