Análisis bursátil

Los resultados de las elecciones en Brasil marcarán el corto plazo de las Bolsas

Llega el momento del análisis y de la reflexión tras las elecciones celebradas ayer. Los inversores han amanecido hoy con las primeras impresiones, los primeros avances apresurados. También, con la precipitación del momento, el no saber qué carta jugar. Interpretaciones, en cualquier caso, que seguirán en los próximos días, a decir de los expertos.

Coinciden los expertos, sin fisuras, en que el próximo gobernante de Brasil tendrá escaso margen para estimular la economía, porque la deuda del país consume gran parte de los ingresos. æpermil;stos, además, proceden de manera importante del exterior, por lo que el factor confianza vuelve a jugar una baza fundamental.

El 45% de la deuda del país está vinculada, asimismo, al dólar, lo que introduce nuevos elementos técnicos que los grandes gestores tienen en cuenta. La evolución de la economía de Estados Unidos y del dólar tienen, así, una influencia más directa y fuerte de la deseada.

Otro de los asuntos que destacan los expertos es que las pensiones y los salarios gubernamentales se hallan entre las categorías protegidas. Brasil gasta la mitad del presupuesto en salarios para tres millones de empleados públicos y en pensiones para los jubilados, frente a 29% en Chile, por citar un ejemplo.

Se trata, por tanto, de un aspecto que recorta más los márgenes de maniobra del nuevo Gobierno, que, también, no podrá por ley reducir los salarios y las pensiones de los empleados gubernamentales. Los expertos señalan que se producirán, así, recortes en obras sociales e infraestructuras para cumplir los compromisos del FMI.

Los inversores españoles, en general, y los accionistas de SCH, en particular, saben que Brasil bien vale una misa. En el caso concreto del banco, la especulación y el miedo ha sido tal respecto a las elecciones de ayer que entidades como el Dresdner Kleinwort han subido la comisión anual de aproximadamente el 2,2% para asegurar bonos subordinados del SCH contra un impago durante cinco años. Así son las cosas.