Elecciones en Brasil

La designación del nuevo equipo económico condicionará la marcha del mercado

La inestabilidad seguirá amenazando los mercados brasileños, sea cual sea el resultado de las elecciones. Las dudas que persisten sobre la viabilidad de la economía mantendrán a los inversores en vilo, a la espera de alguna señal sobre el rumbo que tomará el nuevo Gobierno en política económica. Y lo primero, en este sentido, será la designación del nuevo equipo económico.

La reacción adversa de los mercados desde el pasado mes de abril ha venido marcada por las altas posibilidades electorales del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, con un programa de izquierdas y políticas de marcado carácter social. Sin embargo, también Lula ha moderado su revolucionario lenguaje de antaño para lograr, como nunca en las tres ocasiones anteriores, un apoyo popular mayoritario en puertas de las elecciones.

A esa moderación y amplio apoyo ha contribuido, sin duda, la designación del senador del Partido Liberal, José Alencar, como vicepresidente en un posible Gobierno petista. Alencar es un millonario empresario del sector textil, que abandonó hace un año el Partido del Movimiento Democrático Brasileño para lograr una alianza con Lula, que no se terminó de gestar hasta junio pasado. El dirigente liberal ha garantizado el cumplimiento de los compromisos externos y las reformas necesarias para impulsar el crecimiento.

Frente a este gesto de reconciliación con el mercado, Lula no ha dudado en asegurar que el presidente del Banco Central, Arminio Fraga, no formará parte de su equipo. Fraga cuenta indiscutiblemente con el respaldo del mercado y el beneplácito de la comunidad internacional por el desempeño de su labor con el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso. No obstante, el gobernador seguirá en el cargo, al menos, hasta finales de marzo de 2003. El nuevo presidente tomará posesión el 1 de enero pero el Senado, que debe ratificar al sucesor, no se reunirá hasta finales de febrero y la tramitación parlamentaria del nombramiento llevará aproximadamente un mes.