Precios

El Gobierno culpa de la subida a los carburantes

Después de conocer que el IPC subió el mes pasado el 0,3%, hasta el 3,6% interanual, el secretario de Estado de Economía, Luis De Guindos explicó que, aunque el aumento de los carburantes, del 0,3%, fue moderado, produce un efecto negativo sobre la tasa general al compararlo con el descenso del 2% en el mismo mes de 2001.

El secretario de Estado incidió en que los componentes volátiles del índice han sido los que peor evolución mostraron en agosto, ya que la inflación subyacente -de la que se excluyen alimentos y productos energéticos- se mantuvo estable respecto a julio, en el 3,8%.

En este sentido, consideró "previsible" que la tasa subyacente se sitúe "en los próximos meses" cerca del 3,5% o por debajo de esa cifra, gracias a una evolución de la demanda más moderada y a la apreciación del euro frente al dólar.

No obstante, De Guindos advirtió de las tensiones inflacionistas que pueden provocar los precios energéticos de aquí a final de año, en función de la coyuntura internacional y por la comparación con el año anterior, cuando registraron una evolución "muy buena".

Respecto al sector servicios, que en agosto registró un aumento del 0,6%, el secretario de Estado se mostró convencido de que la demanda tendrá en los próximos meses una evolución más moderada que, "lógicamente", conducirá a precios también más moderados.

En caso contrario, subrayó, se estaría produciendo una incompatibilidad entre los precios y la demanda, lo que denotaría, a su juicio, un comportamiento empresarial poco razonable.

IPC §malísimo§, para los sindicatos

Tanto para UGT como para CCOO las tensiones inflacionistas "tienen bastante que ver con la política fiscal del PP" y no con la evolución de los salarios. Sus secretarios generales Cándido Méndez y José María Fidalgo, calificaron hoy de "malísimo" el dato de agosto. Pidieron al Gobierno que "cambie el paso" y asuma el cambio del ciclo económico. Méndez destacó que la tasa acumulada ya supera en una décima la previsión del Gobierno para el conjunto del año, en un mes en el que todavía han incidido las rebajas, al tiempo que auguró una "tendencia negativa" para los próximos meses".

Por su parte, el secretario general de CCOO añadió que no sólo ha cambiado el ciclo económico sino también el social y el político y lamentó que, pese a esto, el Gobierno "sigue con el piloto automático" y arbitre medidas como "bajar impuestos a los ricos y recortar los costes laborales mediante reformas del mercado de trabajo". Asimismo, el sindicato USO calificó el IPC de agosto de "desastroso", al tiempo que recordó que sólo quedan cuatro meses para que acabe el año y consideró que la tasa de inflación "ralentizará la reactivación económica".