Operaciones

Bancaja y Caja Murcia se refuerzan en Aurea ante la fusión con Acesa

Las cajas levantinas han reforzado su posición en el accionariado de Aurea en vísperas de la fusión con Acesa, proceso que dará lugar a la creación de la tercera empresa de autopistas de Europa y líder destacada en España.

El objetivo de las entidades financieras presentes en el capital de Aurea es ganar peso ante la inminente fusión con su hasta ahora rival, Acesa, controlada por La Caixa, y acercar su participación final al 10% en la nueva entidad, según fuentes del sector.

De momento, Caja Murcia y Banco de Valencia han adquirido cerca de un 1,15% adicional de Aurea, lo que eleva el porcentaje total controlado por las cajas levantinas y Unicaja desde el 25,07% hasta el 26,2%.

En función de la ecuación de canje acordada entre Dragados y Acesa, ese paquete conjunto equivaldría, en caso de que llevaran a cabo una sindicación de títulos, al 8,8% de la nueva entidad resultante, que se denominará Avertis. Sería el tercer paquete en importancia, por detrás del de La Caixa, titular del 21%, y del de Dragados, que se reserva el 12,2%.

Desde poco antes de que se anunciara la fusión hasta el pasado mes de julio, Caja Murcia ha incrementado su participación en Aurea del 4% al 5%. Por su parte, el Banco de Valencia, del grupo Bancaja, ha pasado a controlar el 6,29%, frente al 6,14% inicial, según datos recabados en Aurea y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Este paquete adicional en manos de las dos cajas vale, a precios de mercado, 19 millones de euros.

Caja Murcia, que también ha estado interesada en entrar en Autopistas del Sureste, titular de la concesión Alicante-Cartagena, ha declinado comentar el objetivo perseguido al hacerse con el 5% de Aurea.

Fuentes cercanas a la antigua Aumar consideran que la entidad murciana pretende con este movimiento eludir el pago doble del impuesto de sociedades. Sin embargo, la programada fusión con Acesa diluirá el paquete de la entidad murciana claramente por debajo de ese 5%, lo que impediría ese teórico beneficio fiscal.

En todo caso, las entidades financieras levantinas y Unicaja podrían haber seguido incrementando en las últimas semanas su presencia en el accionariado de Aurea con vistas a alcanzar un paquete cercano al 10% en Avertis.

Mejora de la ecuación

Fuentes cercanas a las cajas aseguran que la negociación con Dragados y Acesa se centra ahora en la ecuación de canje de las acciones acordada por Dragados y Acesa (una acción de Aurea por cada 2,06 de Acesa), que quieren modificar en favor de la antigua Aumar. Consideran que las prisas de Dragados por cerrar la operación hicieron que aceptara un precio que califican de 'bajo'.

La constructora, controlada por ACS, no consultó en su día la operación con sus socios en Aurea, lo que causó malestar en las cajas, según esta versión. Es más, tras conocer el acuerdo de fusión, las entidades financieras mostraron su malestar a Dragados y ACS e inmediatamente se sentaron a negociar, con la mediación de la Generalitat Valenciana, un pacto para mejorar su posición en la sociedad resultante de la fusión.

Los actores de la negociación creen que ésta no se cerrará antes del mes de octubre ya que, apuntan, 'son muchos los intereses y las partes intervinientes'.

Además del precio de canje, también se discute la representación que tendrán las entidades en el consejo de la futura sociedad. El Grupo Bancaja -a través del Banco de Valencia-, la CAM y Unicaja tienen actualmente asiento en el consejo de Aurea.

Desde la Generalitat Valenciana se presionó en un principio en ayuda de la cajas y para intentar que Aurea no desapareciera como sociedad y mantuviera su sede en Valencia. Según fuentes de la Generalitat, 'la negociación es ahora asunto de las cajas'.