Resolución

Economía obliga a Bahía de Bizkaia a dar acceso a Cepsa a su planta regasificadora

El Ministerio de Economía ha resuelto a favor de Cepsa en el conflicto que la petrolera tenía planteado con Bahía de Bizkaia Gas (BBG) por la utilización de la planta de regasificación, propiedad del consorcio que se construye en Bilbao. BBG y sus accionistas (Repsol YPF, Iberdrola, BP y el Ente Vasco de la Energía) denegaron el acceso a Cepsa a la regasificadora con el argumento de que tenían reservada toda la capacidad de procesamiento a largo plazo. Y esa posición mantuvieron pese al informe favorable a la petrolera que realizó la Comisión Nacional de la Energía (CNE), tras el cual se presentó un recurso ante Economía.

Ahora, tras el dictamen vinculante del ministerio, que se dio a conocer a las partes implicadas el pasado agosto, la empresa que preside Carlos Pérez de Bricio y Bahía de Bizkaia han firmado un acuerdo que da a Cepsa la capacidad para procesar gas por 1 bcm (miles de millones de metros cúbicos) a partir de 2006. En ese año está previsto que ya sea operativo el aumento de la capacidad de regasificación de la planta de BBG. No obstante, el acceso de Cepsa a la regasificadora no está supeditado a la citada ampliación, por lo que si ésta no tiene lugar, serían los socios los que tendrían que ajustar otros compromisos o sus propios abastecimientos.

En el dictamen del organismo que preside Pedro Meroño se destacaba la necesidad de abrir las infraestructuras a terceros. Cepsa, por su parte, argüía que la contratación de capacidad de procesamiento es vital cara a poder asegurar el suministro a largo plazo a sus clientes. Y, además, no tener contratada la utilización de las infraestructuras obstaculiza el logro de clientes, en una actividad en la que éstos son conocedores de las disponibilidades de cada una de las comercializadoras.

Sin embargo, en medios del sector se subraya que esas decisiones de la CNE y de Economía pueden desincentivar las inversiones de las empresas energéticas en infraestructuras como las regasificadoras, que serían promovidas únicamente por Enagás.