'Telecos'

Telefónica pasa a la ofensiva en Internet al margen de Terra Lycos

La crisis del mercado de la publicidad ha obligado a las compañías de Internet a replantearse su estrategia y a orientar parte de su negocio hacia otras vías de ingresos. El acceso, principalmente de banda ancha, y los contenidos de pago han sido los salvavidas a los que se han agarrado buena parte de estas empresas y Terra no ha sido una excepción.

La compañía española, sin embargo, se ha encontrado con un formidable competidor en su mercado natural, Telefónica. A través de su filial dedicada a la telefonía fija, Telefónica de España, la operadora ha lanzado una ofensiva para hacerse, primero, con la mayor parte de los clientes de acceso y, después, para proveerles servicios.

La tranquilidad de Terra en el mercado español del acceso de banda ancha a Internet terminó en septiembre, cuando Telefónica lanzó su oferta de ADSL a particulares. La pérdida del liderazgo fue cuestión de días. Terra lleva casi tres años prestando este servicio y cerró junio con 126.000 abonados. En sólo 10 meses, Telefónica de España tiene 391.006. Los crecimientos también hablan por sí mismos. Mientras el número de usuarios de la empresa online creció poco más de un 3% entre el primer y el segundo trimestre, la oferta mayorista de su hermana capta abonados a tasas del 25%.

'Telefónica se ha llevado el gato al agua porque tiene una red comercial de la que Terra no dispone', explica un analista de una firma de Bolsa. Y también precios más competitivos. La cuota mensual del servicio más básico de la operadora es de 39,07 euros, frente a 42,04 euros de la compañía de Internet.

El problema para Terra es que Telefónica de España ha definido como estratégico su crecimiento en banda ancha, así que, dentro del margen que le permite la regulación gubernamental de precios, está haciendo todo lo posible por ganar la partida con distintas promociones y ofertas.

Pero la competencia en ADSL no es la única a la que debe hacer frente Terra. Coincidiendo con el verano, Telefónica lanzó una agresiva campaña comercial para captar clientes de banda estrecha. El objetivo, según fuentes de la compañía, es incrementar los clientes de ADSL y para ello intentan captarles primero con ofertas más comedidas. 'Nadie se compra un Mercedes nada más sacarse el carné', sentencian.

Contenidos multimedia

Además de la rivalidad en la provisión de acceso, Telefónica de España ha comenzado a ofrecer también servicios multimedia, como la descarga y el alquiler de juegos. 'En este caso, lo importante es la red, y esa la tenemos nosotros', explican fuentes directivas de la empresa, pero inmediatamente niegan cualquier ataque a Terra. 'La colaboración en el servicio de juegos es evidente', señalan. 'Somos complementarios en unos aspectos y en otros Terra tiene funcionalidades que nosotros no tenemos'.

También desde la compañía de Internet se descarta cualquier rivalidad. Su principal argumento es que la fuerte campaña de Telefónica en ADSL está contribuyendo a elevar el número total de usuarios, sean de una u otra compañía. El problema es que este mismo razonamiento es válido también para el resto de los competidores del sector que no son de Telefónica.

Lo que parece no suponer ninguna preocupación para las empresas implicadas sí lo es para los analistas, que llevan meses alertando sobre el avance de Telefónica en Internet. 'Terra tiene que redefinir su negocio', explica Miguel Jiménez, analista de Renta 4. 'Cada vez se centrará más en ser un proveedor de servicios multimedia, lo cual está muy bien, pero no tiene nada que ver con ser líder en acceso', añade.

La toma de posiciones de Telefónica en la Red se produce en un momento de crisis del sector de Internet y del propio papel de Terra dentro de su grupo. Compañías como Wanadoo o T-Online no soportan este tipo de competencia por parte de sus matrices, pero es que France Télécom y Deutsche Telekom son mayoritarias y consolidan todos sus resultados. En Terra, sin embargo, Telefónica sólo tiene el 37,63%, frente al 100% que posee en su filial de telefonía fija.

Con el negocio de acceso en entredicho y la publicidad cayendo, el papel de Terra para el futuro no está claro. Jiménez, con todo, descarta movimientos a corto plazo por parte de Telefónica. 'Vender su participación sería introducir un nuevo rival en escena. Tampoco puede cerrarla, puesto que la marca es mundialmente conocida y Terra Lycos está muy bien posicionada en EE UU, Latinoamérica y Europa. Y comprar el 100% es complicado. Si lo hace al precio al que salió a Bolsa es un gasto innecesario, y pagar lo que vale ahora no estaría bien visto'.