Pacto de Estabilidad

La CE cree que 'es pronto' para evaluar el efecto presupuestario de las inundaciones

El portavoz de la Comisión Europea, Jean-Cristophe Filori, declaró ayer que todavía es 'demasiado pronto' para evaluar 'las consecuencias macroeconómicas' del temporal que azota a Europa y su impacto en 'el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento'. Los daños causados por las lluvias se cifran ya en miles de millones de euros y los Gobiernos han empezado a anunciar ayudas y exenciones fiscales para los damnificados que pueden poner en cuestión el objetivo del déficit cero.

Schröder declaró el jueves que la balanza presupuestaria 'no le interesa en absoluto' en estos momentos y el canciller austriaco, Wolfgang Schussel, avisó de que el equilibrio fiscal 'queda en el asiento trasero'. Manfred Stolpe, responsable de la campaña electoral de Schröder para Alemania del Este, advirtió también que 'no podemos descartar' la posibilidad de que Alemania supere el tope de 3% de déficit establecido en el Pacto de Estabilidad 'porque las medidas de emergencia frente a las inundaciones tienen prioridad'.

El vicepresidente y ministro de Economía, Rodrigo Rato, respondió ayer a estas afirmaciones señalando que 'nadie puede alarmarse porque los Gobiernos reaccionen como deben hacerlo en defensa de vidas y de situaciones sociales y humanas muy graves'. En su opinión,'no estamos, en absoluto, ante una cuestión que vaya a afectar a la política macroeconómica europea'.

Resquicio legal

El Pacto de Estabilidad tiene un resquicio legal que permitiría a los países afectados por las inundaciones superar el tope de déficit sin ser sancionados, aduciendo que se trata de un desajuste excepcional 'provocado por un acontecimiento inusual fuera del control del Estado miembro'. Y es posible que los Gobiernos de Austria y Alemania aduzcan esta cláusula para justificar un desvío en el objetivo presupuestario.

La Comisión Europea sólo se ha comprometido por ahora a estudiar fórmulas para que parte de los fondos estructurales y de ayudas para el desarrollo rural sean destinados a socorrer a las regiones más afectadas.

Su presidente, Romano Prodi, debatirá este asunto el domingo en una entrevista con el canciller alemán, Gerhard Schröder, en la ciudad de Berlín. Al encuentro podrían asistir también el canciller austriaco Wolfgang Schussel y el primer ministro checo, Vaclav Havel. La cita puede convertirse, pues, en una minicumbre de emergencia para buscar respuestas a la crisis.

Prodi, que ayer visitó la anegada ciudad de Praga, acudirá a Berlín acompañado por el comisario responsable de Política Regional, Michel Barnier, y el de Ampliación, Gunter Verheugen.

Oficialmente, el presidente del Ejecutivo europeo se limitará a transmitir un 'mensaje de simpatía' a los líderes de los países más afectados por las inundaciones y a debatir fórmulas para financiar las tareas de reconstrucción. Pero fuentes de la Comisión no descartan que se discuta también la posibilidad de relajar los límites de déficit público establecidos por el Pacto de Estabilidad, informa Europa Press.