Eléctricas

Iberdrola controlará la central eléctrica de Bahía de Bizkaia tras la salida de Repsol

Repsol YPF e Iberdrola negocian cambios accionariales en Bahía de Bizkaia, la sociedad que promueve una inversión de más de 600 millones en dos centrales energéticas en el puerto de Bilbao, una planta de ciclo combinado (BBE) y una regasificadora (BBG). Iberdrola busca el control de BBE y Repsol YPF quiere mantenerse como suministrador de BBG. El capital de Bahía de Bizkaia se reparte al 25% entre cuatro. Además de Iberdrola y Repsol YPF están presentes BP y EVE, el grupo de energía del Gobierno vasco.

El mayor proyecto energético del País Vasco, con una inversión superior a 600 millones de euros, va a experimentar un cambio significativo en su composición accionarial. Parte de los socios de Bahía de Bizkaia, participada por Repsol YPF, Iberdrola, la británica BP y el Ente Vasco de la Energía (EVE) del Gobierno vasco, en un 25% del capital cada una, consideran que ese reparto era el más adecuado para una sociedad promotora, pero que no es el más idóneo para una empresa que va a tener en un futuro próximo carácter operativo.

Bahía de Bizkaia supone la puesta en marcha, en una superficie de 230.000 metros cuadrados en el puerto de Bilbao, de dos centrales de energía; una planta de ciclo combinado, Bahía de Bizkaia Electricidad (BBE), y una regasificadora, Bahía de Bizkaia Gas (BBG).

Así las cosas entre los inversores, las negociaciones que se iniciaron en un principio entre la petrolera hispanoargentina y la compañía que dirige Ignacio Sánchez Galán se mantienen ahora con el objetivo de que uno de los citados socios se configure como el líder de cada uno de los proyectos: Bahía Bizkaia Gas y Bahía Bizkaia Electricidad.

El diseño que se configura actualmente da a Iberdrola el control de la filial eléctrica, BBE, la sociedad que gestionará la central de ciclo combinado, que contará con una potencia instalada de 800 megavatios. Las inversiones estimadas para este proyecto se elevan a 260 millones de euros.

Y es que, para Repsol YPF, su participación accionarial en Bahía de Bizkaia Electricidad no tiene carácter estratégico. Menos ahora que está en pleno proceso de intercambio de participaciones con Gas Natural, empresa a la que transferirá sus activos de generación eléctrica. Lo que sí quiere la empresa que preside Alfonso Cortina es asegurarse el suministro de gas a BBG, tema que puede avalar con los acuerdos que tiene suscritos con Trinidad y Tobago.

La petrolera hispanoargentina cerró un acuerdo con BP para la toma de control de reservas de gas en el país caribeño, donde la multinacional británica es el principal operador. Esa operación fue continuación de la decisión de la sociedad Atlantic LNG (participada por BP, Repsol YPF y el Gobierno de Trinidad y Tobago) de construir nuevos trenes de licuefacción que permitan ampliar las exportaciones de gas de ese país.

La central eléctrica de ciclo combinado que actualmente se construye en el puerto de Bilbao entrará en actividad en los primeros meses del próximo año. Y será para Iberdrola, por tanto, la segunda central de ciclo combinado que enganche a la red, tras la de Castellón, que será operativa unos meses antes, según las previsiones actuales.

Ampliación

Las conversaciones que se mantienen prevén un diferente destino para Bahía de Bizkaia Gas, que pasaría a estar controlada por el EVE, entidad que según medios consultados está en una posición compradora en este activo. Sin embargo, fuentes de la sociedad del Gobierno vasco han especificado que esas ofertas todavía no han llegado al consejo de administración de Bahía de Bizkaia.

La planta regasificadora tendrá una capacidad anual de emisión de 400.000 metros cúbicos, aunque el diseño de las instalaciones permite su ampliación hasta 800.000 metros cúbicos. Se trata, como se reconoce en el último informe de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) sobre la situación de las infraestructuras energéticas, del único proyecto que supone un incremento de la capacidad de regasificación en España que está cumpliendo con el calendario previsto.

Además de ese aspecto más coyuntural, la importancia estratégica de ese activo no escapa al EVE, que no quiere perder el control sobre su gestión. En una de las etapas de las negociaciones sobre el reparto de estas sociedades se planteó que Repsol YPF tomase la mayoría de la planta, con el objetivo de traspasársela a Enagás. Pero las circunstancias han cambiado, y entre ellas la reducción de la petrolera en Gas Natural, que a su vez bajó su presencia en Enagás del 100% al 3%% actual.

Las variaciones en el capital de Bahía de Bizkaia, y por consiguiente en el control de las plantas que promueve, deben estar consensuadas por los cuatro accionistas, según se contempla en los estatutos de la sociedad. Esta reglamentación también impide la venta a terceros de las acciones, ya que los socios tienen preferencia en la compra.

La empresa quiere más plantas de ciclo combinado en Euskadi

Ignacio Sánchez Galán no ha ocultado su interés por ganar presencia accionarial en Bahía de Bizkaia Electricidad. En su último contacto con empresarios vascos en Bilbao, a finales del pasado mes de julio, el vicepresidente de Iberdrola ya dio a entender que su grupo quería tener más participación en BBE. Pero ahí no pararon sus ansias por la propiedad de centrales de ciclo combinado en Euskadi. Iberdrola, que el próximo año arranca en Santurce (Vizcaya) con una nueva instalación de esas características y con 400 megavatios de capacidad, ya está pensando en duplicarla para llegar a 800 megavatios. El complejo de Santurce está a pocos kilómetros de BBE. Además, Galán quiere cambiar su infraestructura en Pasajes (Guipúzcoa), donde cuenta con un centro de carbón de 400 megavatios, para construir precisamente una planta de ciclo combinado de capacidad similar. Incluso adelantó en Bilbao que Iberdrola está interesada en participar en otro centro de ciclo combinado, en este caso el que promueve el grupo irlandés ESB en Amorebieta (Vizcaya), con una inversión de 420 millones para la generación de 800 megavatios. Galán está desarrollando una agresiva estrategia de incremento del parque de generación del grupo vasco, que para financiar parte de estos esfuerzos ha vendido recientemente su red eléctrica de alta tensión a la gestora de fondos CVC Capital por 577 millones de euros. También sin salir del País Vasco, la eléctrica de Bilbao tiene la intención de presentar una oferta 'agresiva' por la privatización del gas vasco, según Galán. El Ejecutivo de Vitoria ha agrupado todos sus activos gasísticos en la sociedad Naturcorp, que ahora está en proceso de valoración por un consultor independiente. Luego llegará el turno de recepción de ofertas por Naturcorp. En el País Vasco, Iberdrola invertirá, de momento, 650 millones durante el periodo 2002-2006.