Datos

Las ventas de coches moderan su caída, pero acumulan seis meses de descensos

En julio se vendieron en España 154.167 turismos, casi 10.000 menos que hace un año, y en los siete meses se han acumulado 855.508 matriculaciones, lo que supone una rebaja de 80.000 coches sobre el año pasado, que fue el mejor de la historia para la industria, según datos de la asociación de fabricantes Anfac.

Desde febrero de este año -el último mes en que circuló la peseta- las ventas de automóviles registran descensos continuados. Sin embargo, la caída del 6% en julio dada ayer a conocer ha supuesto un respiro para las marcas automovilísticas, después de la alarma que había despertado el dato del mes anterior, cuando las ventas se hundieron un 17,4%.

'Yo no sería pesimista. En un contexto de desaceleración económica y del consumo, los datos de julio son notoriamente mejores que los de junio', declara Jesús Ruiz-Beato, el nuevo presidente de la asociación de fabricantes de automóviles. El pasado mes de julio fue 'el tercero mejor de la historia' en cuanto a ventas de coches, aunque queda por debajo de las cifras excepcionales de 2001 y de las de 1999.

Las matriculaciones de julio estuvieron condicionadas por el desplome de la demanda de coches nuevos por las empresas de alquiler (un 20%), lo que acusaría sobre todo una peor campaña turística, mientras que las compras por particulares sólo han caído un 3,3%. Pero en el conjunto del año se reduce más la demanda de particulares (8,9%) que la de empresas (6,6%), lo que revela la atonía del consumo privado.

Anfac había pronosticado una disminución del mercado de automóviles en todo el año 2002 entre el 3% y el 5%, cifras que ahora reconocen demasiado optimistas. Ruiz-Beato admite que se ha estudiado revisar esa previsión, aunque no se ha fijado una nueva banda de referencia. El objetivo ahora es que la caída se modere y no se aleje de la media del mercado europeo, que hasta junio decrecía un 4,5%. Anfac confía en que la recuperación económica reanime la demanda en el cuarto trimestre y permita salvar el ejercicio.

Una caída del 6% como la que ahora se está manejando para final de año mantendría las matriculaciones en 1,35 millones, un dato peor que el de los tres años anteriores, pero que no quedaría muy lejos del máximo histórico de 1,43 millones logrados el año pasado. Para la asociación, en ese supuesto se consolidaría un mercado español de un tamaño importante.

El Prever, a la baja

Además del peor contexto económico, con desaceleración del crecimiento y pérdidas en las Bolsas, a la industria del automóvil le está perjudicando el menor impulso de los planes Prever, que incentiva con descuentos en el impuesto de matriculación el cambio de vehículos antiguos. En julio se acogieron a estos beneficios 29.546 operaciones, un 19% menos que en el mismo mes del año pasado, y en los siete meses el balance es de 167.616 transacciones, un 21,3% menos. Esta evolución tiene que ver con el anuncio, hecho en la primavera de 2001, de que desaparecería la gasolina súper en agosto de ese año, lo que aceleró la sustitución de coches antiguos.

La atonía del mercado afecta también a los todoterrenos. En julio se vendieron 7.157, un 0,4% menos que hace un año, y en lo que va de año se matricularon 43.825 unidades, un 7,8% menos. Contando todo tipo de vehículos, las ventas en España cayeron en julio un 3,7%, hasta 197.221 unidades, según Tráfico.

El declive de las ventas de automóviles afecta a los demás grandes mercados europeos, salvo el británico. Ayer se informó de que las matriculaciones en Francia descendieron un 4,2% en julio y un 3,9% en los siete primeros meses. En Japón las ventas de automóviles cayeron un 5,8% en el último mes.

Bajan los cinco grandes, suben BMW y Ford

Casi todos los grandes fabricantes de automóviles se ven arrastrados por la caída de las ventas en lo que va de año en España. Renault, Citroën, Peugeot, Opel y Seat, por ese orden, son las marcas que más coches vendieron entre enero y julio, pero todas registraron abultados descensos. Ahora Renault es la única que supera los 100.000 turismos matriculados, pero aun así la firma del rombo retrocede un 11,3%. Las dos marcas del grupo francés PSA, Peugeot y Citroën, pierden un 6,3% de sus ventas totales, Opel sufre una caída del 15,3% y Seat disminuye un 15%. Los cuatro quedan con más de 90.000 coches vendidos. La marca española del grupo Volkswagen sigue sin recuperar mercado tras haber sufrido un difícil año 2001. A su matriz alemana no le fue mejor, porque perdió un 13,2% hasta julio. La gran excepción es Ford, que avanza un 4,1% gracias a los buenos resultados del Focus y el nuevo Fiesta. También gana mercado Toyota con un espectacular 38,2%. Por el contrario, Fiat, afectada por la crisis de la multinacional, sufre un retroceso del 16,8%. Nissan cae un 30%, uno de los mayores descensos, y Hyundai, un 15%. En la gama alta destaca la escalada de ventas de BMW, que desafía la crisis con un aumento del 23,4% este año a pesar de que en 2001 ya avanzó más del 20%. Tras una exitosa renovación de sus vehículos, la firma alemana ya tiene un 3,1% del mercado español, con lo que se distancia de su competidor Mercedes Benz, que avanzó un 4% entre enero y julio y tiene una cuota del 2,5%. En julio Citroën lideró las ventas, seguida de Seat. El coche más vendido en el mes fue el Xsara, con 11.051 unidades, por delante del Renault Mégane, con 9.098 matriculaciones, y el nuevo Ibiza, que despega y ya alcanza los 8.343.