Balance

La Bolsa premia con un alza del 12% los buenos resultados de Iberia

La aerolínea española de bandera, Iberia, ha concluido uno de los mejores semestres de su historia y ayer lo reconoció así la Bolsa al favorecer su cotización con un alza del 12,18%. La empresa que preside Xabier de Irala obtuvo un beneficio consolidado de 71,3 millones hasta junio, resultado que sustancialmente mejor que los 6,2 millones conseguidos el año anterior. Además, según la compañía, es la mejor cifra registrada en los últimos 10 años.

El cambio de signo del resultado neto de explotación es aún más notable, al pasar de una cifra negativa de 16,2 millones en el primer semestre de 2001, a una positiva por 105,828 millones hasta junio de este ejercicio.

Este buen comportamiento se produce en un periodo en el que el tráfico de las principales áreas geográficas en las que opera la compañía española han sufrido significativas reducciones medidas en número de pasajeros. Las rutas entre España y Estados Unidos han caído en un 23,9%, y el pasaje doméstico, en un 4,8%. Las líneas hacia América Latina se contrajeron en un 6,5%, y los vuelos a Europa, en un 4,2%.

MÁS INFORMACIÓN

A pesar de la situación de crisis, la compañía pudo informar ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que la facturación a junio se mantiene, tras caer sólo un 0,18%, al situarse en 2.241 millones.

Reducción de costes

En este contexto deprimido que le provoca una caída de los ingresos de explotación del 1,1%, Iberia explica que los resultados positivos han sido posibles gracias a la actuación decidida en los gastos de explotación, que descendieron en un 6,2%.

Fuentes de la empresa señalan que el ajuste en los costes se ha producido por actuaciones de gestión muy concretas. La primera fue la reducción drástica de la capacidad de vuelo de Iberia acometida por la dirección a raíz de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

Esta medida se ha traducido en una reducción de la oferta de asientos por kilómetro del 6,7% en el semestre que, a su vez, repercute en la reducción del 4,5% del mismo parámetro en el acumulado del año. La demanda cubierta en asientos por kilómetro ha caído el 6,5% en el semestre y tan sólo el 3,1% en el acumulado anual. Estos equilibrios se reflejan en un crecimiento de un punto porcentual del coeficiente de ocupación de los aviones, que pasa del 70,01% en el total acumulado del año pasado, al 71,02% este año.

En la mejora también ha influido el ajuste de plantilla, que se ha reducido el 7,6% hasta junio por un expediente de regulación de empleo. Otras medidas que han influido en el resultado son el plan de reducción de costes, la bajada de precio del combustible y la reducción de los gastos de alquiler de flota.

Por fuentes de ingresos, los obtenidos por venta de billetes aumentaron un 0,8%, hasta los 1.900,2 millones, y por la asistencia de compañías un 2%, hasta los 52,7 millones. El transporte de carga obtuvo una facturación inferior en un 2,9 %, para caer hasta 134,5 millones. Los servicios de tierra (handling) también se redujeron en un 2,9%, hasta 98,6 millones.

Como consecuencia de la presentación de estos buenos resultados, la compañía vivió ayer una de sus mejores jornadas en Bolsa, al revalorizarse un 12,18% su acción. Se trata de la mayor subida de todas las compañías que cotizan en el Ibex 35.

En la sesión, la aerolínea movió títulos por valor de 7,37 millones de euros y hoy iniciará la negociación en 1,75 euros.

Patronal

Por otra parte, en el mes de septiembre se constituirá en Madrid una gran patronal denominada European Ibars que agrupará a las principales asociaciones de aerolíneas del continente. Por parte española se incluirá la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), en la que se agrupan las 60 empresas que operarán los cielos de España.

El objetivo de esta macroasociación es adoptar medidas de fuerza frente a los entes, en su mayoría públicos, que gestionan los aeropuertos europeos.