Perú

Toledo promete mejoras económicas en su segundo año de mandato

En el discurso de balance de un año de gestión, el presidente de Perú, Alejandro Toledo, lanzó nuevas promesas para reactivar la economía, aunque reconoció que no se ha avanzado nada en la disminución de la pobreza.

'Vengo a decirles que no renunciemos a la ilusión del cambio, que no renunciemos a la democracia como el mejor sistema para alcanzar nuestros anhelos', dijo Toledo en un mensaje trasmitido por varias cadenas de televisión.

El presidente peruano anunció que el Gobierno incentivará la inversión privada y que el Estado será el principal socio de los productores nacionales de las pequeñas y medianas empresas. En ese sentido, afirmó que se primará la producción propia a las importaciones y que se concederán ayudas de hasta el 90% para las viviendas de bajo coste.

También avanzó que buscará mayor inversión pública con la ayuda de organismos como la Corporación Andina de Fomento y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Toledo sufre una crisis de credibilidad debido a que los peruanos sienten que no ha cumplido con su mayor promesa que realizó en su campaña electoral: la creación de empleos.

Perú, con 26,7 millones de habitantes de los cuales el 54% son pobres, tiene un nivel de desempleo y subempleo de más del 50% de la fuerza económicamente activa.

'Pido a mis hermanos peruanos un voto de paciencia mientras realizamos esta difícil tarea para lo cual pido el aporte de todos, sin distinción de credo político', dijo Toledo.

Casi 8 de cada 10 peruanos desaprueban la gestión del presidente. El peor momento de su popularidad fue el mes de junio, cuando masivas protestas en el sur del país le hicieron dar marcha atrás en una privatización, indispensable para equilibrar el déficit fiscal, que alcanza los 600 millones de dólares.

Críticas desde la oposición

Los líderes de los partidos de la oposición criticaron de inmediato el discurso de Toledo. Alan García, líder de la centroizquierdista Alianza Popular Revolucionaria, principal partido de la oposición, criticó que Toledo espere que la solución a la crisis económica 'venga de fuera'.

García se refería a la afirmación de Toledo de que la reciente aprobación de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas por Estados Unidos permitirá la creación de un millón de puestos de trabajo en Perú.

Otros líderes criticaron el marcado carácter populista de las propuestas del presidente.