Cuentas semestrales

Iberdrola ganó 448,9 millones en primer semestre, un 6,5% más

Iberdrola obtuvo en el primer semestre un beneficio neto de 448,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

La facturación de la compañía aumentó un 36,2%, hasta alcanzar los 4.986,6 millones de euros durante el primer semestre; impulsada por el aumento de los precios del "pool" o mercado de generación, y por el incremento del 18% de las ventas de los negocios de Comercial Libre y de Gas.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) se incrementó en un 10,7%, hasta los 1.310 millones de euros, y el neto (EBIT) aumentó un 13,9%, para alcanzar los 896,9 millones de euros, debido a "la fortaleza operativa y a las sensibles mejoras de eficiencia logradas".

Los gastos operativos netos se redujeron en un 3,8%, aunque sólo los del negocio eléctrico nacional cayeron un 6,5% y los del internacional un 20,1%.

Esta reducción es superior a lo previsto en el plan estratégico para el periodo 2002-2006, según Iberdrola, cuyas ventas por empleado en el negocio eléctrico nacional aumentaron un 36,1%.

El EBITDA del negocio de renovables experimentó un incremento del 61,5%, hasta los 58,5 millones de euros, y el internacional un 10,2%, principalmente impulsado por el incremento del 200% de esta partida en la actividad de Iberdrola en México.

El resultado financiero aumentó un 9,2%, aunque la compañía explica podría haber subido un 10,2%, si no hubiera reservado provisiones por la depreciación de la cartera de Telefónica, que alcanzó los 123,6 millones de euros (casi el doble que en el primer semestre del 2001).

El resultado extraordinario incluye 32,7 millones de euros de plusvalías obtenidas tras la venta de las participaciones gasistas en Sudamérica y 37,8 millones por la venta de tres inmuebles corporativos.

Los fondos generados en operaciones alcanzaron los 827,7 millones de euros en el semestre, un 15,2% superiores a los del mismo periodo del ejercicio anterior, según la compañía, que el pasado 24 de junio comenzó a implantar su nueva imagen de marca.

Durante el primer semestre se invirtieron 1.185 millones de euros en activos materiales, 785 de ellos en España (606 en generación y 167 en distribución); 267 en México (264 y 4, respectivamente) y 133 en Sudamérica (92 y 40, respectivamente).

La deuda financiera alcanzó 11.566 millones de euros, un 7,25% superior, debido al efecto del cambio en el perímetro de consolidación (que supone una deuda de 573 millones) y a la aceleración de las inversiones en generación no incluidas en el plan estratégico (como la compra de activos de Enron en Arcos de la Frontera por 374 millones).