Indicadores

Duisenberg admite que a final de año el IPC superará el 2%

Duisenberg recibió ayer la Gran Cruz al Mérito de la República Federal Alemana en reconocimiento por su servicio al logro de la unidad europea, la creación del euro y su estabilidad. El ministro de Finanzas alemán, Hans Eichel, entregó el galardón al máximo responsable del BCE en sustitución del presidente de Alemania, Johannes Rau.

Duisenberg añadió, en su discurso, que el banco europeo vigilará el mantenimiento de la credibilidad y el apoyo de los ciudadanos a la institución que preside.

'El BCE no puede asegurar un ambiente macroeconómico estable', en alusión a la estabilidad de precios, objetivo principal de la política monetaria que lleva a cabo el BCE, dijo el banquero holandés. 'El éxito de la política monetaria orientada a la estabilidad también depende de la moderación salarial, que es competencia de los agentes sociales, y de una política fiscal sana', según Duisenberg.

En este sentido, valoró muy positivamente las palabras de Eichel, quien aseguró que el Gobierno alemán continúa con sus esfuerzos para lograr los objetivos del Pacto de Estabilidad.

El máximo responsable de las finanzas alemanas añadió que la introducción del efectivo en euro no ha creado incrementos de precios.

'Los precios han subido significativamente sólo en pocos sectores', dijo Eichel, que, además, agradeció al presidente del BCE su notable labor para lograr esta estabilidad. Al acto, que se celebró en la sede central del BCE en Francfort, asistieron miembros del comité ejecutivo del BCE, representantes del Bundesbank (banco central alemán), así como del Estado federado de Hessen.

Además, ayer se conocieron los primeros datos de inflación correspondientes al mes de julio en Alemania. El sector servicios y, especialmente, el turismo provocaron en julio un ligero aumento de los precios. Según datos provisionales basados en los resultados de seis Estados federados alemanes, la inflación se situó en el 1% interanual, frente al 0,8% de junio. Respecto al mes pasado, los precios subieron en julio un 0,2%, frente al retroceso del 0,1% registrado entre mayo y junio.

La Oficina Federal de Estadística destacó que subieron especialmente los paquetes de vacaciones, que fueron por término medio un 12,8% más caros que en junio. También se encarecieron las pernoctaciones en hoteles y pensiones, mientras que la fruta, la verdura y los combustibles fueron más baratos que en junio.

Los expertos esperan que el IPC suba ligeramente, tanto en Alemania como en el resto de la eurozona en los próximos meses, aunque no cuentan con un aumento pronunciado porque la recuperación del euro frente al dólar frenará la llamada inflación importada.

Por su parte, el índice de precios de consumo (IPC) en Francia se mantuvo estable en junio con respecto a mayo, lo que sitúa la inflación interanual en el 1,4%, frente al 2,1% de junio de 2001, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (Insee). La inflación subyacente, excluidos los precios energéticos y agroalimentarios, fue de un 0,1% en junio y se situó en un 2,2% interanual.

El euro se mantiene en 0,991 dólares

El euro subió ayer frente al dólar en una jornada de recuperación técnica, tal y como explican los analistas, tras el fuerte retroceso registrado el martes, cuando llegó a perder la igualdad con el billete verde, y fue beneficiado por el debilitamiento de la divisa estadounidense frente al yen. En el mercado de divisas de Francfort, el euro se cambiaba a primera hora de la tarde a 0,9928 dólares, mientras el Banco Central Europeo (BCE) fijó el cambio oficial de la moneda europea en los 0,9915 dólares, el mismo del martes. Los expertos consideran que el euro tuvo un empuje técnico al alza frente al dólar tras la venta ayer de fondos de inversión estadounidenses y su posterior reconversión en dólares. Añadieron que la moneda única podría recuperar la paridad con el dólar en los próximos días, ya que la crisis de confianza que atraviesan los mercados de valores estadounidenses perjudica al dólar y beneficia al euro. El billete verde sufrió ayer su mayor caída de las dos últimas semanas y media contra el yen, lo que también determinó su retroceso contra el euro.