Deuda

Argentina estudia nuevas alternativas para levantar el 'corralito'

El Gobierno del presidente Eduardo Duhalde intenta encontrar nuevas salidas para la congelación de los depósitos bancarios, tras el fracaso del canje voluntario de depósitos por bonos, que finalizó el martes con una respuesta próxima al 15%.

El titular del Banco Central, Aldo Pignanelli, discute otra salida con los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Las conversaciones tuvieron lugar ayer en Boston, donde Pignanelli se reunió con la número dos del FMI, Anne Krueger, y con el responsable del organismo para Argentina, Anoop Singh. El proyecto de Pignanelli incluye la devolución anticipada de los depósitos reprogramados inferiores a 10.000 pesos (unos 2.700 euros) y un menor plazo para la devolución de las imposiciones a plazo fijo inferiores a 20.000 pesos (5.200 euros). Además, el plan prevé terminar con el límite de 1.200 pesos mensuales (unos 340 euros) establecido en diciembre pasado para el retiro de las cuentas corrientes y cajas de ahorro.

De conjunto, la alternativa elaborada por Pignanelli y a la cual es reticente el ministro de Economía, Roberto Lavagna, precisa de un acuerdo del FMI, lo que implicaría un crédito de unos 1.120 millones de euros para hacer frente a la primera etapa del plan. Duhalde y Pignanelli quieren obtener un visto bueno preliminar de las autoridades del Fondo para poder plantear todos los detalles del plan a la Comisión de Notables, entre los que se encuentra el ex gobernador del Banco de España Luis Ángel Rojo, que llegará a Buenos Aires el próximo lunes para estudiar cómo resolver la quiebra financiera de Argentina.

Elecciones y amenazas

Mientras tanto, el portavoz presidencial, Eduardo Amadeo, rechazó ayer de plano que se puedan anticipar las elecciones presidenciales convocadas para marzo del año próximo. Humberto Petrei, el principal asesor económico del posible candidato justicialista a la presidencia, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, pidió ayer que Duhalde deje su cargo antes de la fecha prevista.

Asimismo, el dirigente y diputado izquierdista, Luis Zamora, reveló que podría ser objeto de un atentado contra su vida. En el mismo sentido, el senador peronista Jorge Busti dijo ayer que un 'alto dignatario de la Iglesia', cuyo nombre no reveló, le había advertido esta semana que durante la campaña electoral podría tener lugar un 'magnicidio' y que le aconsejó que tuviera 'mucho cuidado porque podrían pasar cosas horribles'.