Sector exterior

El turismo se estanca en el primer semestre por primera vez desde 1990

La industria turística española está atravesando por sus momentos más difíciles de la última década. Afectada por la recesión económica internacional, y especialmente en Alemania; convaleciente todavía del impacto de los atentados del 11 de septiembre; y lastrada por una política de precios, cuya evolución alcista no se corresponde con situaciones de desaceleración de la demanda; asiste ahora al estancamiento que muestra la evolución en las llegadas de turistas que en el primer semestre de este año se elevaron a 21.745.117 personas, cifra prácticamente similar a los 21.754.153 alcanzados entre enero y junio de 2001.

Esta es la primera vez desde 1990 en que la afluencia turística hacia nuestro país no registra tasas de crecimiento positivas, aunque en ese año, en el que cayeron más de dos millones las entradas, el sistema de contabilización era distinto y no se distinguía entre turistas, visitantes y excursionistas.

Sin embargo, reconociendo las dificultades del momento y de que los datos de junio muestran todavía una caída del 0,8% en las llegadas, que alcanzaron 7,3 millones de turistas, el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, se mostraba ayer moderadamente optimista sobre los resultados de la temporada de verano, asegurando que 'si todos hacemos un esfuerzo podremos consolidar entre junio y septiembre los resultados de la campaña del año pasado, superando los 23 millones de turistas en los cuatro meses'.

Juan Costa basaba estas previsiones, y su pronóstico de un ligero crecimiento para el conjunto del año 2002 en las reservas de slots (derechos de vuelo) en los aeropuertos extranjeros hacia España, que según los datos de AENA alcanzan 105.000 vuelos entre julio y septiembre, un 4,5% más que en el mismo periodo del año anterior.

En el mismo sentido que Costa se ha manifestado hoy también su superior, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, que ha señalado que la campaña de verano se cerrará con una 'cifra semejante a la del 2001, unos 23 millones de turistas'.

Rato que asistió a la inauguración del Hotel Gran Meliá Fenix de Madrid, indicó que aunque no hay una cifra definitiva de cierre del número de turistas que va a visitar España durante el 2002, 'creemos que se va a mantener en las mismas cantidades que en el 2001, o quizás con un crecimiento leve'.

Durante el año 2001 el turismo creció en España un 3,4 % con respecto al 2000, con la entrada de 49,5 millones de turistas extranjeros en España, que dejaron unos ingresos de 31.300 millones de euros.

Para el ministro de Economía 'nuestras previsiones son positivas, de mantener y consolidar el segundo lugar que hemos alcanzado a nivel mundial como destino turístico, y desde luego estamos mucho mejor que otros países competidores'.

Entre los principales destinos turísticos, sólo Baleares continuará con la tendencia a la baja mantenida en los seis primeros meses, en los que ha perdido 385.000 turistas, un 9%, respecto al mismo periodo del año pasado.

Los citados datos de AENA estiman en 360 vuelos menos los programados para Baleares hasta finales de septiembre, circunstancia que llevó al secretario de Estado a insistir, y lo repitió hasta tres veces, en que 'es imprescindible revisar la política turística de Baleares'.

Aportación al PIB

El resto de los principales destinos registran crecimientos del 15,8% en Cataluña, el 2,9% en Andalucía y un 9,3% en la Comunidad Valenciana; mientras descienden Canarias un 5,6% y Madrid un 13,8%, explicable este último por la reducción del turismo de negocios después del 11 de septiembre.

La evolución por mercados emisores refleja la recesión económica en Alemania, segundo mercado en importancia del turismo español, y que entre enero y junio registra un descenso del 10,3% (542.000 turistas menos), afectando especialmente a Baleares y Canarias.

Las llegadas procedentes del Reino Unido, primer mercado en importancia, crecen un 0,9% en el semestre, mientras que Francia, tercer país emisor, presenta un espectacular crecimiento del 25%, que se corresponde en prácticamente su totalidad a los notables crecimientos experimentados en las llegadas por carretera en este periodo.

Respecto a la evolución de los ingresos por turismo, Juan Costa explicó que la caída del 5,7%, hasta 9.072.3 millones de euros acumulados hasta abril que reflejan los datos de la balanza de pagos del Banco de España, están afectados a la baja por problemas estadísticos derivados del cambio al euro como moneda europea.

La obligación de realizar una oferta turística más competitiva para mantener la afluencia de turistas en una época de crisis es otra de las circunstancias que para el secretario de Estado están afectando a los ingresos turísticos que, admitió, sufrirán una importante moderación durante este año.

Una circunstancia que, en su opinión, no va a afectar a la aportación del sector exterior al crecimiento de la economía. 'No vamos a cambiar la previsión del sector exterior', afirmó con rotundidad, explicando que 'hemos pasado de una aportación negativa al PIB del 0,6% en 2001 a sólo el 0,1% en los primeros meses de este año y confiamos que al final del ejercicio se mantendrá en esta tasa mínima'.

En relación a la subida del 9,3% en los precios hoteleros hasta junio, casi cuatro veces más que el IPC general, Juan Costa avanzó que en el último mes se observa ya una moderación en las tarifas y que los mayores incrementos corresponden a la hostelería.