Inmobiliario

La escalada del precio de la vivienda empieza a remitir

El estudio realizado por Sociedad de Tasación, principal empresa tasadora del país, está basado en los datos de 64.500 viviendas existentes en 3.750 promociones de nueva construcción. Además, fuentes de esta compañía explicaron ayer que la información se ha obtenido durante los meses de mayo y junio, mediante los supuestos de compra que llevan a cabo los agentes de la tasadora que visitan las promociones.

En base a estos datos, adquirir hoy una vivienda tipo en España (de unos 100 metros cuadrados construidos) cuesta como promedio 151.700 euros (equivalentes a unos 25,2 millones de pesetas de los de antes).

Según explicaron ayer fuentes de Sociedad de Tasación, en base a los datos analizados estiman que 'está comenzando un cambio de tendencia, ya que el incremento de precios del primer semestre de este año, que cifraron en el 4,4%, ha sido sensiblemente inferior al aumento protagonizado en el segundo semestre de 2001, que fue del 5,5%. El informe sostiene que hay datos objetivos para explicar dicho cambio de ciclo, como son los ligeros encarecimientos producidos en los índices de referencia oficiales aplicados a los préstamos hipotecarios facilitados por el Banco de España. De hecho, el tipo de interés medio que aplican las entidades de crédito ha crecido un 5,23% de enero a mayo.

Otro de los datos objetivos que permiten aventurar un cambio de tendencia es la constatación de una suave disminución de los ritmos de venta de las viviendas de nueva construcción.

Con todos estos ingredientes, los expertos de Sociedad de Tasación esperan para el corto plazo que la oferta de vivienda a lo largo de este año se mantenga en unos niveles muy parecidos a los del año anterior, ya que, según los datos facilitados por el Ministerio de Fomento, a finales de 2001 tan sólo había disminuido un 2,7% el número de viviendas iniciadas.

Respecto a los precios, Sociedad de Tasación estima que seguirán creciendo, aunque no con la misma fortaleza. La razón de esta desaceleración habrá que buscarla en un suave retraimiento de la demanda de vivienda nueva, ya que se producirá una disminución de la renta real disponible de las familias, por el aumento de tipos, el incremento del índice de precios de consumo (IPC) y el menor dinamismo del producto interior bruto (PIB). En definitiva, los expertos concluyen que ahora es buen momento para vender, siempre y cuando se adquiriera el inmueble como inversión y no haya que comprar vivienda de reposición.

Barcelona se consolida como ciudad más cara

Un semestre más, Barcelona se consolida como la capital de provincia donde los precios unitarios del metro cuadrado de vivienda construido es el más elevado del país, con un valor medio de 2.390 euros, por lo que la vivienda tipo que puede adquirirse en la capital catalana cuesta como promedio 239.000 euros (casi 40 millones de pesetas). Le siguen de cerca los elevados precios de San Sebastián, que alcanzan los 2.380 euros por metro cuadrado y en tercer lugar se sitúa Madrid, con un coste medio de 2.164 euros. Además de ser las más caras, en los tres casos los incrementos de costes registrados en el primer semestre de este año sobre el semestre anterior son superiores a la media nacional, al haber alcanzado alzas del 4,7%, 5,3% y 4,8%, respectivamente. Por contra, y como viene siendo ya tradicional en este ranking, las ciudades más baratas continúan siendo Badajoz, Huesca, Cáceres, Castellón de la Plana, Teruel y Lugo, cuyos precios unitarios medios están comprendidos entre los 700 euros por metro cuadrado de Badajoz y los 820 euros de Lugo. A pesar de la carestía de los pisos, existen 11 capitales de provincia cuyo precio no supera los 900 euros.