Energía

La demanda global de crudo subirá un 1,4% en 2003, según prevé la AIE

La demanda global de petróleo aumentará un 1,4% en el 2003 hasta los 77,25 millones de barriles diarios, tras varios años de crecimiento "anémico", según las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE), que ha revisado a la baja sus previsiones de demanda para el 2002.

En su informe mensual divulgado hoy, la AIE prevé que la demanda global de petróleo aumentará en 1,1 millones de barriles diarios en el 2003 sobre este año. Este pronóstico se basa en el supuesto de que los precios del crudo sean inferiores en la media a los del 2002, de que la economía global experimente una reactivación "moderada" y de que suba el índice de demanda de crudo en relación con el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), tras varios años en los que esa relación estuvo "excepcionalmente baja".

En los últimos cinco años, el aumento de la demanda de petróleo se ha situado en una media de 580.000 barriles diarios (un 0,8%) mientras que el PIB mundial ha crecido en una media de un 3,3% a pesar de una recesión regional y de otra global, ha indicado la AIE. En 1995-97, la demanda de crudo había aumentado un 2,4% y el PIB un 3,9%.

En el 2002, la demanda debería subir sólo en 250.000 barriles diarios (320.000 menos de lo inicialmente previsto), tras un incremento anémico de 160.000 barriles diarios en el 2001.

La revisión a la baja de la demanda este año obedece a la "leve" contracción experimentada en el segundo trimestre, y al hecho de que la reactivación de la economía es más endeble de lo que se esperaba.

Con respecto a la oferta, la producción mundial del mes pasado se situó en 75,3 millones de barriles diarios, según estimaciones preliminares, lo que representa un descenso de 650.000 sobre mayo. La producción iraquí cayó en 110.000 barriles diarios y la de los otros diez países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 140.000 hasta 22,8 millones. Fuera de la OPEP, bajó la producción del Mar del Norte en unos 600.000 barriles, lo que fue compensado en parte por el aumento en Norteamérica.

La AIE prevé que, con la continuación de fuertes inversiones en la prospección y explotación, la oferta de los países no integrantes de la OPEP aumente en 700.000 barriles diarios en el 2003, tras un crecimiento de 1,1 millones en el 2002. Los aumentos el año próximo deberían ser liderados por los países de la antigua Unión Soviética y por Norteamérica, según estas previsiones.