Crisis de confianza

El grupo despejó sus acuerdos en España antes de la crisis

Pocos días antes de esta nueva crisis de Vivendi, que puede provocar la salida del presidente, Jean-Marie Messier, la multinacional alcanzó un acuerdo con Esther Koplowitz para revisar sus pactos sobre Fomento de Construcciones y Contratas (FCC).

Ambos socios han asegurado que el nuevo acuerdo garantiza la estabilidad del grupo constructor y de servicios de cara al futuro.

El acuerdo entre los dos socios de referencia de FCC se ha saldado con la sustitución formal de la matriz por su filial Vivendi Environnement, en la que el grupo ha perdido a su vez la mayoría accionarial para obtener liquidez con la que reducir su elevada deuda.

El presidente de esa filial, Henri Proglio, hizo gala de su nuevo estatus de independencia la semana pasada en Barcelona, en la rueda de prensa previa a la junta general de accionistas de la empresa española.

Proglio explicó que hasta la pérdida de la mayoría en la empresa por parte de Vivendi, Environnement había actuado como una firma autónoma. 'Ahora nosotros somos una empresa independiente y ustedes los españoles entienden muy bien la diferencia que existe entre una y otra palabra', añadió Proglio.

No obstante, quizá sabedor de que los días de Messier llegaban a su fin, el presidente de esa filial que agrupa los negocios medioambientales de Vivendi, advertía sobre lo incierto que se plantea el futuro dentro del grupo. De momento, la matriz se ha comprometido a no vender más acciones de la filial, en la que controla el 40% del capital, en un plazo de 18 meses.

El grupo francés ha invertido en España durante el mandato de Jean-Marie Messier unos 1.000 millones de euros. Además del 27% del capital de FCC, controla la agencia de publicidad Media Planning y la editorial Anaya.