Actividad

Los precios industriales suben el 2,1% hasta mayo por el refino de petróleo

La actividad industrial sigue estando muy influida por la fuerte fluctuación de los precios del crudo en los mercados internacionales. El refino de petróleo lleva acumulado un encarecimiento del 17,5% en lo que va de año, lo que continúa presionando al alza sobre el índice general de precios industriales. Este índice acumula una subida del 2,1% en los cinco primeros meses de 2002, según los últimos datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La subida del 2,1% descansa, además de en el refino del petróleo, en la extracción y preparación de minerales metálicos y en los precios de otras industrias manufactureras. Con todo, los precios en la industria continúan moderados, sobre todo si se compara con los precios de consumo que mide el IPC. En tasa mensual, sobre abril, el indice general de precios industriales sólo ha crecido un 0,1%. La tasa, en términos interanuales (sobre mayo de 2001), registra un incremento del 0,6%. Este incremento, a pesar de ser exiguo, es sensiblemente superior al registrado en los últimos meses, en donde la atonía del sector provocado por la escasez de la demanda ha provocado tasas de crecimiento de los precios incluso negativas.

Con todo, la evolución de los precios no es homogénea en todo el sector. Los de los bienes industriales de consumo registraron en mayo una subida interanual del 2,7%, superior al 1,7% de los bienes de equipo, y muy por encima de los bienes intermedios, con una tasa negativa del 1,6%.

De cara a los próximos meses, el Ministerio de Economía confía en que la producción en la industria recupere el tono de ejercicios anteriores, después de un año y medio de extrema debilidad. La recuperación de la actividad industrial, sobre todo la de los bienes de equipo, elevaría los precios en el sector, asunto que no preocupa sobremanera al Ejecutivo debido a que se parte de crecimientos aún moderados.

La evolución de los precios incide sobre la competitividad de la industria, que engloba algunos subsectores en competencia con los socios comunitarios, en donde la inflación es menor. En otros, como la siderurgia, se está muy pendiente de las medidas proteccionistas de terceros países. La patronal siderúrgica Unesid ha advertido que las medidas previstas por EE UU, que suponen en la práctica el cierre de su mercado, producirán distorsiones en los flujos de comercio exterior a nivel mundial, lo que significará dificultades añadidas para las exportaciones españolas. En 2001 la producción mundial de acero ya sufrió un descenso del 0,2%.

En su conjunto, la actividad del sector del metal, lejos de recuperarse, ha seguido cayendo en los primeros meses del año. Hasta abril, descendió un 5,1% en comparación con los cuatro primeros meses de 2001, según informó ayer la patronal Confemetal, que celebró ayer su Asamblea General.

Esta organización atribuye la caída de la producción 'a la ralentización de la demanda en el mercado interno y a la desaceleración de las exportaciones'. La ocupación cayó un 1,3% en el metal, con 15.000 empleos menos que hace un año. El paro aumentó a finales de abril un 9%, y se perdieron casi 1.000 afiliados a la Seguridad Social. Todo ello indica que la recuperación aún está en ciernes.